Facebook Twitter Google +1     Admin
Contador Gratis
accesos desde el 12/Sept/2008

Temas

Enlaces

Archivos

Basurde Xiao Long

¨A un club no lo hacen grande sus títulos¨.

20181014091300-bb.png

El pasado sábado 6 de octubre el Alavés obtuvo una muy meritoria victoria ante el Real Madrid. El partido se disputó en el estadio de Mendizorroza de Vitoria y el gol de la victoria lo marcó de cabeza el capitán Manu García en el minuto 95. Especial alegría, porque no solo este jugador es de Gasteiz sino que también es ex alumno del colegio San Viator en el que pasé 12 añitos. 


Por WhatsApp me llegaron videos y fotos de amigos que habían vivido la gesta en Mendizorroza. Una de las fotos era de una pancarta en uno de los fondos que decía: ¨A un club no lo hace grande sus títulos, lo hace grande su gente¨. Algo me rechinaba en esa frase y para confirma mis sospechas escribí este tweet a la RAE


@RAEinforma Esta pancarta se mostró en el estadio del Alavés el pasado fin de semana. ¿Está bien ¨a un club no lo hace grande sus títulos¨, o debería ser ¨a un club no lo hacen grande sus títulos¨? Gracias y un saludo.


Su respuesta llegó al día siguiente: 


#RAEconsultas El sujeto es plural («sus títulos»), luego el verbo debió ponerse también en plural («hacen»).


Duda solucionada. En la pancarta también se puede apreciar que está escrito ¨cllub¨ y no ¨club¨, y a títulos le falta la tilde. Pero cosas menores comparadas con la grandeza del mensaje y la afición albiazul. ¡Aupa Alavés! 

14/10/2018 09:10 basurde Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Celebración de la Fiesta Nacional de España en Luanda – 12 de octubre de 2018

20181014103559-0.jpg

25 FOTOS AQUÍ

 

Ayer 12 de octubre se celebraba la Fiesta Nacional de España. Estando en el extranjero y registrado en el consulado suele ser normal recibir una invitación para una recepción organizada por la embajada, y así fue en Luanda. Esta vez sin embargo la invitación estaba en portugués, lengua de Angola, y no en castellano como la he solido recibir en otros países en los que he estado viviendo. Decía así:

 

Por ocasião do Dia Nacional de Espanha e da Hispanidade

S.E. Sr. Manuel Hernández Ruigómez,

Embaixador do Reino de Espanha em Angola,

Tem a honra de convidar

Exmo.(a) Sr. Javier Castro e esposa

para uma recepção no dia 12 de Outubro de 2018 das 18H30 as 20H30,

que terá lugar no Clube dos Caçadores.

 

Formal

Clube dos Caçadores

Miramar

 

R.S.V.P.

Por motivo de segurança apresentar este convite a entrada.

 

Así que tocaba desempolvar el traje y darse una vuelta por el centro de la ciudad, donde se encuentra el Clube dos Caçadores. Estuve un ratillo, me tomé unos cuantos vinos de la bodega Vivanco y me fui después a una fiesta de profesores donde sabía que iba a estar mejor. Estos ambientes de corbata y formalidad no son lo mío, me siento bastante fuera de lugar. Pero estuvo bien para ver el ambientillo. Entre las cosas que me llamaron la atención fue algún cura con alzacuellos o algún militar con su traje y medallas. Tenía que haber llevado un boli rojo o una manzana para hacer más evidente mi profesión.

13/10/2018 21:48 basurde Enlace permanente. Angola No hay comentarios. Comentar.

BTT @Cabo Ledo (Angola) – 7 de octubre de 2018

20181014154353-p7-copy.jpg

83 fotos


Video – Surfistas (2´37¨)

 

Relive de la carrera

 

El domingo pasado se celebró la quinta y última prueba del 5o Circuito BTT Allstarts Fidelidade. El circuito tenía unos 23K con unos 450m de desnivel acumulado, y había tres categorias:

-Prueba femenina y mini = 1 vuelta.

-Media maratón = 2 vueltas.

-Maratón = 3 vueltas.

 

La salida de la prueba se daba en la llamada Praia dos Surfistas, un buen lugar para practicar surf. Se encuentra a unos 111 kilómetros de mi apartamento en el sur de Luanda. En el video podéis ver a algunos surfistas en acción, pero por lo que me contaron las olas eran bastante pequeñas comparado con lo que suele ser.

 

En la carrera una vez más un ambiente fenomenal y la organización excelente. Era mi cuarta carrera y ya empiezas a conocer y a saludar a más gente, aparte de los profes que estuvimos: Dave que corrió la media maratón, y tres profesoras que corrieron la prueba femenina: Mags -que la ganó-, Cat y Molly. Yo corrí la mini.

 

Viendo Cabo Ledo en el mapa pensaba que sería una ciudad. También en las instrucciones de la organización nos ponía que tuviéramos cuidado al pasar por allá porque había muchos niños y animales (gallinas). Vamos, que no fueramos a toda leche sin control, lo que en mi caso no pasa aunque quiera. Lo que me sorprendió es que Cabo Ledo no es una ciudad, sino una agrupación de casas muy humildes.

 

En esta carrera se me salió como 10 veces la cadena hasta que le pillé el truco de pedalear en sentido contrario cuando veía que se iba a salir. A ver si ajusto los cambios, debe de ser por eso.

 

El Circuito BTT Allstarts Fidelidade se toma un respiro. Durante la temporada de lluvias que empezará próximamente no habrá más carreras, y la primera de la nueva temporada será en abril. Mientras, habrá que intentar entrenar un poco para antes de verano participar en una media, y no en la mini.

11/10/2018 21:54 basurde Enlace permanente. Angola No hay comentarios. Comentar.

Libros: ¨La química del odio¨. -Carme Chaparro-

20181014084651-libros-la-qui-769-mica-del-odio-carme-chaparro.jpg

Dice así la contraportada:

 

¨¿Qué harías si, tras haber sobrevivido a la que creíste que era la prueba más dura que podías soportar, el destino te llevara otra vez al límite?

 

Para la inspectora jefa Ana Arén no hay tregua: después de que resolviera el caso que prácticamente acabó con ella, deberá enfrentarse a un reto endiablado, el asesinato de una de las mujeres más famosas de España.

 

Siempre cuestionada por su superior, al frente de un equipo que aún no confía en ella y con el foco mediático sobre la investigación, Ana se ve de nuevo ante un crimen aparentemente irresoluble que el tiempo y el pasado se empeñan en jugar en su contra.

 

Tras el éxito de No soy un monstruo (Premio Primavera de Novela 2017), traducida a varias lenguas y que será llevada a la pantalla, Carme Chaparro se consolida con La química del odio, su segunda novela, como una de las autoras más interesantes y arriesgadas del thriller en español¨.

 

Sobre la autora:

 

¨Carme Chaparro (Barcelona, 1973) es periodista, con una amplia y consolidada carrera como presentadora y editora en informativos de televisión. Desde hace veinte años está al frente de las principales ediciones informativas del grupo Mediaset, en Telecinco y Noticias Cuatro, espacios para los que ha cubierto los acontecimientos más destacados de las últimas dos décadas.

 

Firmemente comprometida con la libertad, la igualdad y los derechos de las mujeres, y militante contra cualquier forma de manifestación de violencia hacia las personas más vulnerables, en 2018 recibió el Premio Feminismo PSOE, así como el reconocimiento a su trayectoria por parte del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial.

 

Su pasión por la lectura se ha traducido en pasión por escribir. Carme Chaparro ha compaginado su trabajo en televisión con colaboraciones como columnista para las revistas Yo Dona -con un espacio semanal-, GQ y Mujer Hoy. Actualmente también escribe su propio blog en Yahoo. Con su primera novela, No soy un monstruo, obtuvo el Premio Primavera de Novela en 2017¨.

 

Esta novela me la regaló mi cuñada mencionando que era de Carme Chaparro, que por lo visto debe ser una presentadora famosa. Viviendo fuera de España no veo canales de televisión españoles, con lo que mirando su fotografía en la solapa no reconozco a la escritora.

 

Es un libro que me ha dejado bastante indiferente, no saltaría de emoción para recomendarlo. La primera novela de esta escritora es ¨No soy un monstruo¨, y por lo que he podido ver es sobre la misma investigadora. En esta segunda novela de la saga se hacen muchas referencias a hechos y personajes de la primera, que sin haberla leído te dejan algo fuera de contexto. Por lo que si tenéis oportunidad y os apetece poneros con algo de Carme Chaparro, no leáis esta sin haber leído la primera.

 

Uno de los temas que se tratan en este libro es el robo de bebés durante el franquismo, asunto este ahora de actualidad. De hecho este pasado lunes 8 de octubre un tribunal español reconoció que un ginecólogo español que cuenta ahora con 85 años estuvo en 1969 involucrado en uno de estos casos (Noticia en New York Times). El juez Baltasar Garzón indicó en su día que hasta 30.000 niños fueron robados durante el franquismo. El régimen buscaba que los menores de edad de familias republicanas y de izquierdas fueran adoptados por personas que propugnaban el catolicismo y la ideología nacional conservadora, y estos secuestros -incluso haciendo creer a los padres que el bebé nacía muerto- fueron facilitados por representantes médicos y el clero (muchas monjas trabajaban en hospitales de maternidad y dirigían orfanatos de España). Para aprender más sobre este tema esta novela es interesante.

10/10/2018 21:03 basurde Enlace permanente. Libros No hay comentarios. Comentar.

Desinformando.

20180930100207-2.png

El titular de esta noticia en El Correo dice ¨Trump se hace un kalimotxo con coca-cola light en la Asamblea de la ONU¨. Si continúas leyendo dice ¨A Trump no se le ocurrió mejor idea que, mientras el resto de líderes mundiales levantaban sus copas de vino, pedir una coca-cola light y allí mismo prepararse un kalimotxo¨. Me ha parecido bastante curioso.

Posteriormente he contrastado la noticia con otros periódicos en inglés, y no es cierto que se preparara un kalimotxo. Simplemente le meten caña por no beber vino, por beber Cola-Cola light en una reunión de ese tipo, o por beber una Coca-Cola en un vaso de vino, y no en un vaso normal. Pero en ningún caso hablan de que mezcló vino con Coca-Cola. En mi opinión tonterías de protocolo, que haga el hombre lo que quiera en este sentido, que no hace mal a nadie (al contrario de con la mayoría de sus comentarios o decisiones).

Bastante decepcionado con el sensacionalismo de El Correo con esta noticia.

30/09/2018 10:02 basurde Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

20180929224057-aaa.png

¨Un pájaro posado en un árbol nunca tiene miedo a que la rama se rompa,

porque su confianza no está en la rama, sino en sus propias alas¨.

 

“A bird sitting on a tree is never afraid of the branch breaking,

because her trust is not on the branch but on it’s own wings.¨

29/09/2018 22:40 basurde Enlace permanente. Basurdemientos No hay comentarios. Comentar.

Imbondeiro

20180929215630-g.png

¨Even if I knew that tomorrow the world would go to pieces,

I would still plant my apple tree.¨

― Martin Luther King Jr.-

 

“Si supiera que el mundo se acaba mañana,

yo, hoy todavía, plantaría un árbol¨.

-Martin Luther King-

 

Foto: Imboinderos en Mangais (Angola)

27 de septiembre de 2018

 

Me encanta este árbol que se puede ver muy frecuentemente en Angola, siendo su árbol nacional. Se llama imbondeiro, que significa ¨árbol gigante¨, y es endémico en las áreas semiáridas al sur del Sáhara donde se le conoce también como baobab o adansonia digitata.

 

Sus ramas se parecen a las raices de un árbol, como si estuviera plantado boca abajo, y es por esa razón por la que también se refieren a él como ¨árbol invertido¨. Se dice que puede vivir más de 1000 años y el enorme tronco puede almacenar hasta 120.000 litros de agua para soportar las duras sequías.

29/09/2018 21:56 basurde Enlace permanente. Angola No hay comentarios. Comentar.

Camping trip. 27-28 septiembre 2018.

20180928190115-d40-copy.jpg

72 fotos aquí.

 

Relive.

 

Este jueves 27 y viernes 28 de septiembre el plan en el colegio ha sido ir de acampada a unos 70 kilómetros de Luanda con un grupo de unos 40 estudiantes de 4.º de la ESO. Un paseo de unos 7K hasta el lugar de acampada, montar las tiendas, actividades, pasar la noche y otros 7K de vuelta al día siguiente. ¡Una gozada!

 

28/09/2018 19:01 basurde Enlace permanente. Angola No hay comentarios. Comentar.

¨Por ahí sopla¨ -avistando ballenas en la costa de Luanda-.

20180923195428-f48-copy.png

101 fotos aquí

 

Video (2´48¨) aquí

 

 

Hoy domingo 23 de septiembre de 2018 el plan ha sido coger un barco y dar un paseo por la costa de Luanda para ver ballenas, que en esta época del año se encuentran por esta zona. De postre hemos ido a ver un cementerio de barcos.

 

Hemos tenido suerte y las hemos podido ver en bastantes ocasionas. La primera vez no lejos de la costa de Luanda. Más tarde, algo más lejos, es cuando las hemos encontrado más juguetonas, saltando y dejándose ver completamente fuera del agua. ¡Espectacular!

 

¡Ha sido una agradable sorpresa ver que las ballenas en su ciclo migratorio visitan esta parte de África!

 

Otro avistamiento que me ha dejado alucinado ha sido el de un pez volador, que a toda velocidad nos ha acompañado durante un buen rato, volando fuera del agua (lo habré estado viendo unos 10-15 segundos y no daba crédito).

 

Más tarde hemos ido a una zona costera donde hay un montón de barcos abandonados (habrá unos cincuenta). Barcos grandes que los han jubilado en esa zona. Muy curioso, porque sé que en algunos países -por ejemplo en Bangladesh- los llevan a una playa y allá los desguazan. Pero aquí no, ahí se quedan y nadie hace nada con ellos. Comentándolo con el capitán del barco no estaba muy contento con ese procedimiento. En su opinión lo que habría que hacer antes de dejar un barco abandonado ahí es hundirlo en medio del mar. Dice que es bueno para la fauna ahí abajo, no lo sé.

23/09/2018 18:28 basurde Enlace permanente. Angola No hay comentarios. Comentar.

¡Danos hoy el agua de cada día! (Funda, Angola, 16-17 sept. 2018)

20180922140848-qwer.jpg

29 fotos aquí.

 

Abrir el grifo para beber agua, meternos en la ducha o poner la lavadora o el lavavajillas son cosas que hacemos todos los días y no nos planteamos que puedan ser de otra manera. Y sí, para mucha gente en muchos lugares del mundo son de otra forma. Estas son unas fotos del finde pasado cerca de Funda, donde se celebró la carrera de bicis. Son escenas que se repiten cerca de los ríos: personas caminando kilómetros para hacerse con el agua que llevarán a sus casas o para asearse y lavar la ropa en el río. #bañoderealidad

22/09/2018 14:08 basurde Enlace permanente. Angola No hay comentarios. Comentar.

Ruta Luanda-Funda-Luanda (16-17 septiembre 2018) – Fotos desde el coche.

20180922124042-k60-copy.jpg

88 fotos aquí.

 

Los días 16 y 17 de septiembre fui de Luanda a Funda (a unos 60k) a participar en un par de carreras de bicis.

En ese álbum tenéis escenas de la vida en Angola vistas desde la ventanilla.

22/09/2018 12:40 basurde Enlace permanente. Angola No hay comentarios. Comentar.

BTT @Funda (Angola) - 16 y 17 de septiembre de 2018

20180917194147-d16.jpg

109 fotos aquí.

 

El día 17 de septiembre es fiesta nacional en Angola, ¨Día de los Héroes¨. Así que para este fin de semana había doblete de carreras de montaña, las dos en Funda, que está a unos 60 kilómetros de Luanda. (Fotos de la ruta a Funda: álbum 1 y álbum 2)

 

Domingo 16 de septiembre – 1er Campeonato XCO Allstars XXL Energy

 

Esta carrera consistía en un circuito de 6,15K con 140m de desnivel. En categoría masculina había que dar 6 vueltas, en categoría femenina 3. Yo al terminar la cuarta vuelta me retiré, veía que la siguiente (y la última) iban a ser un calvario al ritmo que iba.

 

Ruta en Relive

 

Mirando la clasificación masculina:

-53 participantes, de los cuales 34 cruzaron la línea de meta.

-Tiempo del ganador = 1h52´32¨

-Mi paso por las cuatro vueltas:

--- Vuelta 1 = 0:33:40.6

--- Vuelta 2 = 0:34:34.3

--- Vuelta 3 = 0:37:30.6

--- Vuelta 4 = 0:43:23.9

(4 se retiraron con menos de 4 vueltas, con lo que no fui el último :)

 

Lunes 17 de septiembre – 1er Campeonato XCM Allstars Saudabel

 

Ruta en Relive.

 

Esta vez había tres categorías:

-Mini maratón y prueba femenina = 30k, 420m de desnivel.

-Media maratón = 57,5k, 780m de desnivel.

-Maratón = 85,5k, 1.100m de desnivel.

 

Yo participé en la mini maratón. En esa categoría fui el único participante masculino (y solo hubo una chica en la femenina). Para mí más que suficiente, la disfruté a tope y cuando llegué a la meta no me quedaban ningunas ganas de seguir a los 57,5k.

 

Todavía no ha salido la clasificación, cuando la publiquen se podrá consultar aquí.

 

No me lío a escribir, en las fotos podéis haceros una idea. La organización estuvo fantástica y es una maravilla participar en estos eventos, la gozas en la naturaleza y tienes la oportunidad de conocer otra Angola que no es la de las gran ciudad de Luanda.

 

Próxima prueba en Cabo Ledo, el 7 de octubre. ¡Allá estaremos!

17/09/2018 19:41 basurde Enlace permanente. Angola No hay comentarios. Comentar.

Libros: ¨El sueño eterno de Kianda¨ -Borja Monreal Gainza-

20180910075433-aa.jpg

Dice así la contraportada:

 

¨Cuando su madre enferma, Kianda, una refugiada de la guerra de Angola arraigada en Londres desde su niñez, decide regresar a su país natal en un viaje que lo será también al pasado de su familia, a los motivos de su trágico exilio y a los secretos que encierra la desaparición de su padre, el guerrillero Rui Alves. Allí la historia de Kianda y su madre se trenzará con la de Fabio y Paulo, dos amigos de la infancia cuyos caminos divergieron a medida que lo hicieron también sus respectivas posiciones frente al gobierno corrupto que vive indiferente al sufrimiento de su pueblo. De fondo, el pasado y presente de un país africano donde el conflicto no terminó tras la descolonización sino que continuó de forma cruenta entre las distintas facciones libertadoras, segó la vida de decenas de miles de personas y arrasó con las esperanzas de toda una generación de angoleños.

 

Ganadora del premio de novela Benito Pérez Armas, El sueño eterno de Kianda es una ambiciosa y documentada novela coral que nos introduce en la historia reciente de Angola mientras nos habla de la necesidad de diálogo intergeneracional y de las dificultades y frustraciones de nuestras aspiraciones utópicas¨.

 

Sobre el autor:

 

¨Borja Monreal Gainza nació en Pamplona en 1984. Galardonado en 2012 con el premio Francisco Ynduráin de las letras por la crónica social Angola, la intensidad del SER humano y autor de la novela negra Cómo me convertí en un muerto. Como profesional de la cooperación al desarrollo ha viajado durante años por todo el continente africano y ha publicado artículos, relatos de viajes, crónicas y ensayos en diferentes medios españoles e internacionales (Mundo Negro, Esglobal o Foreign Policy). En ellos intenta siempre acercarse al concepto del Otro y a todo aquello que nos une frente a lo que nos separa. El sueño eterno de Kianda es su cuarto libro y fue galardonado con el premio Benito Pérez Armas de Novela en 2016¨.

 

---

 

Sabiendo que Luanda iba a ser mi nuevo hogar para los dos próximos años empecé a buscar literatura sobre este país. Entre otras cosas di con un par de libros de este escritor al que no conocía. Acabo de terminar el primero, ¨El sueño eterno de Kianda¨, y me ha parecido una novela fantástica.

 

Es un libro que te ayuda a entender perfectamente el trágico pasado reciente de este país, haciéndote comprender mejor su presente y reflexionar sobre de dónde viene cada persona que te encuentras. Después de los últimos 5 años en Indonesia una de las cosas que más me sorprende tras este primer mes en Luanda es la seriedad de las personas: Indonesia es el país de la eterna sonrisa; aquí les cuesta mucho más. Y una de las explicaciones puede ser la tragedia de su pasado reciente: veinticinco años de guerra civil, continuación de más años de conflicto anticolonial y a la que sigue el sistema de gobierno impuesto por los vencedores, tienen a la fuerza que hacer mella en la gente.

 

La novela entrelaza las historias de varios personajes: protagonistas que tuvieron parte activa en la sublevación contra los portugueses, en la guerra civil y en la postguerra, y los hijos de estos que no llegaron a conocer la guerra (de una forma consciente al ser pequeños) pero que han sufridos sus consecuencias. La nueva generación se acostumbró a no hacer preguntas sobre el pasado porque la generación previa optó por enterrar el pasado, pero en este libro se dan las circunstancias para que se tire del hilo y se descubran las grandezas y las miserias de esos tiempos de guerra y actuales.

 

Al comprar la novela no tenía demasiadas esperanzas puestas en ella: un autor al que no conocía y del que nunca había oído hablar y un tema que tampoco a priori me atraía demasiado: la guerra en Angola. Había leído las experiencias de un cubano en ese conflicto en ¨Angola, la guerra innecesaria¨ y me apetecía que pasara un tiempo antes de leer más sobre esto. Sin embargo la sorpresa ha sido muy agradable. El autor escribe de maravilla, la historia está muy bien montada para irte guiando sobre la evolución de los personajes y transmite mucho más que una simple historia: reflexiona sobre nuestros valores y nuestra integridad a la hora de tomar decisiones difíciles. ¿Qué haríamos nosotros en una situación de conflicto? ¿Tomaríamos la parte que nos permitiera una vida más cómoda, o nos sacrificaríamos por mantener nuestra ética? Respuesta fácil de contestar sobre el papel, decisión muy difícil de tomar en la realidad. Salvando las distancias me ha gustado el controvertido último anuncio de Nike, con Colin Kaepernick como protagonita y el slogan: ¨Cree en algo. Aunque ello suponga sacrificarlo todo¨.

 

Es una novela llena de sorpresas y en la que de vez en cuando se te puede caer alguna lagrimilla. Un libro muy recomendable e indispensable para gente que quiera conocer más la historia reciente y la realidad actual de Angola.

 

¨-¿Qué crees que deberíamos hacer ahora que sabemos esto? –Por un momento Paulo vislumbró la posibilidad de devolvérsela al general. Se vio a sí mismo generando la justicia que la justicia se negaría a impartir.

-¿Hacer qué? ¿Crees que es mejor hacer algo…? Si de verdad lo crees es que no has aprendido nada de todo esto. Todo esto pasó exactamente porque alguien quiso devolver el golpe, porque nadie decidió que había que parar ahí. Nada de lo que hagamos nos devolverá a tu madre. Ni me devolverá a mí todos los años que he perdido. El mal existe, Paulo, y sólo para cuando la víctima decide que ya ha sido suficiente. Para mí ha sido suficiente. No necesito más odio. Creo que tú deberías hacer lo mismo¨.

10/09/2018 07:54 basurde Enlace permanente. Libros No hay comentarios. Comentar.

Paseando en bici por Luanda – 8 de septiembre de 2018

20180908181838-aa.jpg

100 FOTOS AQUÍ

 

Ruta en Relive

 

En mi primera carrera en bici pinché y no tengo parches. Así que le pregunté a un profe de la escuela por alguna tienda de bicis y me dijo que me fuera a Gicate, una tienda que está en el centro. Miré en Google Maps y vi que estaba a 17 kilómetros de casa, así que buena oportunidad para ir al centro de la ciudad el sábado en bici con una excusa.

 

El centro de Luanda mola, da la sensación de ciudad que tenía perdida desde que llegué porque estoy en un barrio muy residencial. Fui a la tienda de bicis, me dieron los parches y pegamento pero no tenían lija. Pregunté dónde podía comprar lija y a unos 300 metros había una ferretería (Bricomat Mutamba), con lo que tema solucionado.

 

En el centro de Luanda, al lado del mar, hay una zona que se llama Marginal. No suena demasiado bien, suena a marginación, pero es todo lo contrario. Una zona muy chula en la que la gente está haciendo deporte, hay buenos restaurantes y terrazas, y se puede pasear con seguridad. También desde el centro de la ciudad se accede a Ilha, una manga de unos 10 kilómetros de largo con playas y buenos restaurantes. Una buena zona para hacer ejercicio y de esparcimiento. También hay mercados de pescado a pie de playa. Los pescadores van con sus barcas a la playa, se montan unas mesas y la gente va a comprar.

 

En el álbum de fotos faltan las mejores, que son las de la población local esperando el transporte público, llevando mil cosas en la cabeza (hoy me ha sorprendido una que llevaba un montón de huevos), con los niños amarrados por un pañuelo a la espalda… Pero en esos lugares suele ser mejor no sacar la cámara, porque no les gustan demasiado las fotos.

 

En la zona donde aparece en las fotos el esqueleto de un barco varado he estado hablando con un señor mayor que iba con un chaval que llevaba una biblia. Nos hemos puesto a hablar, y de repente parece que ha perdido el hilo porque se ha tirado 5 minutos hablando sin mirarme de un tema que poco entendía en portugués. En un momento dado le ha dicho al chaval ¨abre la Biblia, Hebreos, capítulo 4, no sé que versículo¨. Le ha hecho leer la cita y ha seguido hablando. Después de un ratillo más le he dicho que me estaban esperando y he buscado la salida.

 

Un paseíto chulo, poco a poco nos vamos orientando mejor en esta macrociudad.

Mi primera prueba de mountain bike – Mangais (Angola)

20180902233733-aa.jpg

54 FOTOS AQUÍ

 

¡Qué mejor celebración de cumpleaños que debutar en las carreras de bicicleta de montaña!

 

Antes de venir a Angola estuve mirando en Facebook que clubs o actividades había para hacer en el tiempo libre y di con esta página, BTT Angola: https://www.facebook.com/BTTAngola/

Mi experiencia en mountain bike es muy escasa, se reduce a haber cogido alguna vez las bicis que hay en el pueblo para dar un paseo.

 

En el contrato que tengo con la escuela hay establecida una partida económica en concepto de gastos de sobrepeso en el avión en el primer traslado. La semana antes de venir para Angola hice un cálculo más o menos de lo que iba a llevar y vi que en esa partida me podría entrar el llevar una bici –no me pasaba de los kilos-. Con lo que tres días antes de volar a Luanda me pasé por tiendas de bicis a comprar una montura que traerme. En las dos primeras me dijeron que no tenían tiempo de embalarla antes de que cogiera el vuelo, necesitaban más tiempo. Finalmente me pasé por http://www.gamabicicletas.com/ en Gasteiz y me compré una baratilla (Monty KY19, 350 euros), que para la tarde me la tenían desmontada en el embalaje original. Guay, el chico que me atendió además majísimo. Montarla en el destino fue muy fácil, con la excepción de los pedales para los que no tenía llave, pero quedé con un colega y solucionado.

 

Me apunté a esta carrera on-line y el pago lo tenía que hacer a través de un cajero automático. Todavía no tengo cuenta de banco aquí, con lo que fui con mi tarjeta de crédito de España a hacer la transferencia. Sin embargo al meterla en el cajero éste me informó de que solo podía sacar dinero o consultar saldo, no podía hacer una transferencia. ¿Solución? Hablé con el segurata que estaba fuera –con un arma automática by the way- y le dije: ¨mire, me pasa esto, tengo que hacer una transferencia de X, pero no tengo tarjeta local. Si me la hace usted le doy la pasta en efectivo, más una propina¨. El tío accedió encantado, así que transferencia solucionada.

 

La organización muy bien antes, durante y después de la carrera. Una semana antes de la carrera enviaron coordinadas GPS de las rutas, por si alguien quería ir el fin de semana anterior a practicar en el circuito que habían montado. El dorsal se podía recoger bien en dos puntos en Luanda en los días previos, o el día de la carrera antes del pistoletazo en la zona de meta. Yo lo recogí en uno de los puntos de Luanda, en la tienda de Jeep de Talatona, porque la tengo cerca de casa. Para los nuevos con la primera inscripción nos daban un maillot.

 

Antes de la carrera solo salí con la bici un día y fue más turisteo que ejercicio. Aquí escribí sobre esa salida.

 

Mangais está a orillas del río Cuanza, más o menos a unos 60k de casa, lo que nos costó en coche menos de una hora. Reserve un 4x4 de la escuela con espacio atrás para llevar la bici, y un conductor nos llevó a una amiga holandesa de la escuela y a mí a la carrera. Ella no participaba pero le apetecía dar una vuelta. También en otro coche fue otro profesor, pero el resto del pelotón era gente de fuera del colegio.

 

A la hora de apuntarse a la prueba se podía hacer en tres distancias:

-Prueba femenina y mini maratón (unos 35k)

-Media maratón (43k)

-Maratón (52k)

 

Yo me apunté a la primera y en buena hora, porque esos 35k se me hicieron 100k.

 

Se dieron las salidas con un espacio de 5 minutos. A las 8:30 a.m. salían los de la maratón, 5 minutos después los de la media y 5 minutos después lo hacíamos los más globeros. La clasificación puede consultarse aquí y atendiendo a esos datos este es el número de participantes y tiempos:

 

35K – Prueba femenina y mini maratón.

--- 12 participantes.

--- Tiempo del ganador = 2h21´39¨

--- Yo quedé 10/12, con un tiempo de 4h48´21¨ (pero debo decir que estuve más de una hora parado echando un cable –o mejor haciendo compañía- al brasileiro).

 

43K – Media maratón

--- 54 participantes

--- Tiempo del ganador = 2h19´13¨

 

52K – Maratón

--- 16 participantes

--- Tiempo del ganador = 2h28´45¨

 

Disfruté mucho de la carrera. Empecé muy al tran-tran porque no tenía ni idea del esfuerzo que me iba a suponer. Pero ya desde el principio me encontré a gusto, así que fui yéndome de gente a la que me había pegado, al extremo de llegar a coger a algún rezagado de la media maratón. Las vistas muy chulas y el terreno muy variado. Había senderos por los que se disfrutaba a tope –sobre todo si picaban un poco hacia abajo- pero también muchas zonas que parecían desérticas por la arena y te tenías que bajar porque no había manera de superar esos tramos montado –por lo menos en mi caso-. La carrera estaba bien señalizada, pero en algún tramo tuve que tirar del GPS del móvil –había grabado la ruta en Wikiloc- para comprobar que iban por el buen camino.

 

Los kilómetros iban cayendo pero ni con la rapidez ni con la facilidad que yo pensaba que caerían. En un momento pasé a un tío que había pinchado y estaba cambiando la rueda. Más tarde me tocó a mí. La rueda delantera empezó a perder aire muy lentamente. No se llegaba a deshinchar del todo, pero sí que perdía aire. La hinchaba, tiraba unos kilómetros y tenía que volver a hincharla porque se bajaba mucho. Como llevaba una cámara me paré a cambiarla en una zona donde un rebaño se vacas se estaba buscando el sustento. Estaba listo para pirarme y justo llegó un brasileño que venía con la rueda totalmente pinchada y era su segundo pinchazo. Hablando con él me dijo que la bomba no le funcionaba, así que me quedé a echarle un cable. Llevaba parches pero eran viejos –no pegaban- y el tubo de pegamento lo tenía acabado. Así que intentaba arreglar el pinchazo, pero cuando montaba la rueda e intentábamos hincharla se demostraba que el pinchazo no estaba arreglado. Y así estuve más de una hora con él. En otras carreras por lo visto hay coche escoba pero en esta no pasaba nadie. Le ofrecí mi cámara pinchada ya que perdía muy poco aire e hinchándola cada cierto tiempo se podía continuar. Me preguntó de qué tamaño era y le dije que ni idea. No sabía que las cámaras eras de diferente tamaño. Lo miramos, la mía era de 29¨ y por lo visto no le valía. Saqué el móvil para ver si se podía llamar a la organización –él no llevaba móvil- pero en esa zona no había cobertura. Así que después de más de una hora parado con él sin poder hacer nada le dije ¨tío, aquí no pinto nada, lo mejor es que yo siga la carrera y cuando vea a alguien de la organización le diga que estás aquí¨. Marqué las coordenadas en el GPS y seguí ruta.

 

Más adelante pasé a otro tío que iba andando porque el cassette de los piñotes lo llevaba colgando. Estuve hablando con él un rato pero poco podía hacer aparte de dar el aviso, así que seguí millas. Más adelante –estábamos en medio de la nada- me encontré con unos chavales que me quisieron ayudar a subir una cuesta. Les pregunté donde vivían y me señalaron unas cabañas al lado del río. Ni electricidad, ni agua corriente.

 

Por fin me encontré un 4x4 de la organización que llevaba a unos cuantos que se estaban retirando y les di la posición de esos 2 compays que había dejado atrás. Más adelante vi a otra pareja que estaba arreglando una cadena. Uno de los eslabones se había roto. Aparte del pinchazo no hubiera sabido arreglar ninguna de esas dos últimas incidencias.

 

A esas alturas de la fiesta ya estaba bastante machacado. En las zonas en las que me tenía que bajar –porque había arena o cuestas que no podía subir- los cuadriceps me pegaban unos tirones que estaba mejor pedaleando que andando. En una de las zonas perdí la ruta, pasé por un cementerio y campo a través conseguí dar con la ruta original, al ver unas señalizaciones de ruta (el teléfono me había dejado de funcionar, en una de esas ¨él solo¨ había bajado el brillo y pensaba que había muerto por la humedad del sudor).

 

Finalmente –los últimos kilómetros pese a ser llanos y pista se me hicieron bastante largos- crucé la meta, finalizando así mi primera carrera de mountain bike. Allá me estaba esperando la pobre Gerda, horas después de lo esperado.

 

La organización muy bien. Antes y después de la carrera estuve hablando con el director, Gonzalo, que es angoleño pero ha pasado tiempo en España, con lo que hablaba español perfecto. Un tío muy majo. Colgaron en Internet un álbum con fotos muy chulas.

 

En dos semanas repito. Ya nos han enviado la ruta para la siguiente carrera, así que toca ponerse en mejor forma.


Luanda, 25 de agosto de 2018 – Explotando la burbuja

20180825211153-blog.jpg

121 FOTOS AQUÍ

 

VIDEO (1´37¨) – BAUTIZO + REZOS

 

RUTA EN BICI

 

Llegué a Luanda el 30 de julio, con lo que voy a hacer 4 semanitas por aquí.

El título de esta entrada es ¨explotando la burbuja¨, porque es la sensación que tengo de estas 4 semanas, de haber vivido en una burbuja. De casa al curro, del curro a casa, visitando lugares al lado del barrio utilizando los coches del colegio.

 

El transporte público en Luanda no es fácil:

  • hay motos que te pueden llevar de pasajero, pero todavía no me he aventurado.

  • Hay ¨candongueiros¨, furgonetas azules y blancas que funcionan como autobuses.

  • Debe haber taxis, pero no son baratos.

 

Las empresas extranjeras y nuestra escuela en la misma línea ofrece un servicio de transporte para los empleados, y es muy conveniente. Tenemos en el colegio una aplicación que te descargas en el móvil -o llamas por teléfono- y las 24 horas del día hay dos furgonetas recogiendo y dejando a profes en centros comerciales para hacer compras, ir al cine o lo que sea. Si quieres salirte del barrio puedes reservar un coche o furgoneta con conductor, incluso para ir a otras ciudades. Es lo que hacen los surfers de la escuela y peña que se va a hacer mountain bike por ahí. Por ejemplo yo he reservado uno de estos coches para ir a una prueba de montain bike el próximo domingo 2 de septiembre, a unos 65 kilómetros de Luanda. Es gratis, y montándolo con un poco de tiempo fácil.

 

Está muy bien, la escuela se lo ha currado para que tengamos oportunidad de hacer lo que queramos y de forma segura, pero no puedo evitar esa sensación de dependencia. Los últimos diez años, tanto en China como en Indonesia, me he movido siempre de forma muy independiente, tanto en cuanto a medio de transporte como de compañía, evitando muchas veces ir en grupo. Aquí esto va de otra manera y no puedo dejar de sentir esa sensación de vivir en una burbuja.

 

Otro tema es que se oye mucho que Luanda no es una ciudad segura y que hay que tener cuidado de por dónde andas, y en la medida de lo posible evitar ir solo o de noche. Leyendo por aquí y leyendo por allá pareces condenado a depender del transporte de la escuela e ir siempre con gente.

 

Pero solo hay una manera de saberlo. Y es romper la burbuja y salir ahí fuera a ver lo que hay. Así que hoy he cogido copia del pasaporte, poca pasta, la bici y he salido a explorar diferentes áreas de Luanda. En total unos 37 kilómetros que me han hecho ver la ciudad de otra manera. He vuelto contento por esa sensación de hacer cosas a tu aire y por tus medios.

 

El primer objetivo era tirar hacia el mar. No estoy lejos de la costa y me apetecía verla. Las playas que se encuentran en línea recta de mi casa hacia el oeste están en barrios bastante humildes, y están llenas de plásticos y basuras. Pedaleando por ahí he visto un par de campos de fútbol en los que se estaban jugando unas pachangas.

 

He seguido vagando sin rumbo y he llegado a unos chiringuitos bastante locales. Por esos barrios saludaba a la tropa que se me quedaba mirando y respondían el ¨bom dia¨, algunos con una medio sonrisa, la mayoría con caras serias. Sin más, es su costumbre. En Indonesia era la sonrisa perpetua, aquí parece que les cuesta más.

 

Antes he pasado por casualidad por el Centro de Conferências De Belas, donde se estaba celebrando algún evento político del Movimento Popular de Libertação de Angola (MPLA), partido que lleva en el gobierno desde la independencia de Angola de Portugal en 1975. Gente ataviada con ropas con los colores del partido (rojo y negro como la bandera). Por esa zona están construyendo unas buenas infraestructuras pero todavía hay carreteras sin terminar que no están abiertas. He intentado colarme por una de esas avenidas para tirar para el norte pero el guarda de seguridad no me ha dejado pasar.

 

Tirando entonces al sur he llegado a una playa larga en la que había algunos pescando. Pedaleando por ahí he visto una señal de forma octogonal, como un stop, que decía ¨Zona Perigosa – Dangerous zone¨. Lo primero que me ha venido a la cabeza, después de leer cosas de Angola, es que era una zona minada, porque sí que hay muchas minas por el país y en ciertas zonas están indicadas. Le he preguntado a un pescador ¨¿por qué pone zona peligrosa, hay minas?¨, y me ha dicho que no, que tiene que ver con el fondo del mar (me imagino que se referiría a las corrientes). En Luanda será difícil que haya minas, están por las zonas rurales.

 

Más adelante me he parado con otros pescadores y les he preguntado que pescaban. Me han dicho que caracolillos.

 

Después de pasar esos barrios más humildes he llegado a una zona de la playa muy bien montada, con bicicarril, canchas de baloncesto y algún garito posh en el que echarse una cerveza. Al final había un puerto con yates y son las grandes diferencias que tiene esta ciudad. Apunto uno de los garitos como referencia para volver alguna vez y tener la zona localizada en Google Maps: African Restaurant Por Do Sol.

 

En la playa había un grupo y estaban bautizando a algunos de ellos, que se metían en la playa vestidos, algunos con ropa elegante. La religión aquí tiene mucha fuerza. En Yakarta me quejaba de la llamada a la oración a todo volumen de las mezquitas, aquí no les van a la zaga cuando la iglesia de al lado de casa mete watios a tope, por si Dios en el cielo anda despistado y no escucha bien.

 

He llegado a una zona de baobabs, en lo que me ha dicho un paisano que era un campo de golf. No tenía mucha pinta, era de arena roja -como suele ser por aquí-, pero cada uno juega a golf donde quiere. Lo que me ha llamado la atención es que a la sombra de esos baobabs había grupos rezando, cantando, y en uno de ellos un predicador de blanco que parecía poseído. Mucha gente elevaba sus brazos al cielo, poniendo las antenas de Dios. He llegado a una zona donde había tiendas de campaña, y hablando con uno que estaba por allá me ha comentado que ahí va la gente a rezar, y a prepararse espiritualmente para ir a misa. Que muchos vienen el sábado y pasan toda la noche rezando. Muy curioso, se veía a gente a su aire hablando sola (rezando) a voz en grito.

 

Esa zona está al lado del Condominio Bela Vista, y allá he parado a echar una cerveza. Tenía curiosidad por saber cuánto me iba a costar, al ser este país bastante caro, pero me ha costado unos 75 céntimos de euro. La cerveja aquí es barata (imagino que en según qué sitios).

 

Vuelta a casa y he pasado por un cartel con la cara de Fidel Castro. Al sacar la foto un tío me ha venido diciendo que había que pagar, que por qué sacaba la foto, blah blah blah. Le he dicho que era cubano y he seguido mi ruta. Con la cámara tenía mucho cuidado de no sacarla en sitios que no daban muy buena espina, pero en ese, con gente pasando de aquí para allá, me he permitido el lujo.

 

El plano de la ciudad en Google Maps me llamaba la atención, porque la ciudad parece que está muy bien organizada, con calles rectas en forma de cuadrícula. Me he ido metiendo por ellas y lo que no te dice Google Maps es el Cristo que te puedes encontrar. Por una había mercado con un atasco monumental. He estado parado con la bici un buen rato, intentando salir del jaleo. Una mujer me ha echado la bulla: ¨aquí no se puede venir con bici¨. Carayo dona, échale la bulla a los coches que son los que están montando el follón.

 

Otra cosa que no dice Google Maps es que muchas de las calles están sin asfaltar, con tierra y arena fina de playa (aunque ya estaba lejos de la playa). Vamos, que con un Seat Ibiza lo tendrías difícil para pasar por muchas calles, hay que tirar de 4X4. Y con la bici a veces me quedaba clavado. Para que os hagáis una idea, mirad los dos puentes que he tenido que pasar con la bici, por esos barrios.

 

Vuelta a casa con una sensación muy gratificante de haber roto la burbuja, de por fin haber podido salir a explorar un poco a mi aire. Poco a poco ya iremos conociendo más la ciudad.

 

La escuela tiene también coches que puedes reservar y llevártelos tú solo. Pero para ello tienes que tener el carné de conducir angoleño, y para sacártelo tienes que tener unos papeles que a los nuevos nos están gestionando, pero que es muy probable que no nos los den hasta octubre. Con eso vendrán nuevas posibilidades, como, quién sabe, pillarse una motillo. Ya lo iremos viendo...

25/08/2018 21:08 basurde Enlace permanente. Angola No hay comentarios. Comentar.

Libros: ¨El día que se perdió la cordura¨ -Javier Castillo-

20180811134612-el-di-769-a-que-se-perdio-769-la-cordura.jpg

Antes de venirme para Angola mi cuñada Sonny y mi hermano me regalaron un par de libros que me he traído para Luanda:

-¨El día que se perdió la cordura¨, de Javier Castillo.

-¨La química del odio¨, de Carme Chaparro.

 

He acabado el primero y me pondré pronto con el segundo. Pero antes quiero intercarlar un libro sobre Angola, ¨El sueño eterno de Kianda¨, escrito por el navarro Borja Monreal Gainza.

 

Dice la contraportada de ¨El día que se perdió la cordura¨:

 

«A veces el destino nos pone a prueba para que sepamos que existe».

 

¨Centro de Boston, 24 de diciembre. Un hombre camina desnudo con la cabeza decapitada de una joven. El doctor Jenkins, director del centro psiquiátrico de la ciudad, y Stella Hyden, agente de perfiles del FBI, se adentrarán en una investigación que pondrá en juego sus vidas, su concepción de la cordura y que nos llevará hasta unos sucesos fortuitos ocurridos en la misteriosa localidad de Salt Lake diecisiete años atrás.

 

Con un estilo ágil lleno de referencias literarias -García Márquez, Auster, Orwell o Stephen King- e imágenes impactantes, Javier Castillo construye un thriller narrado a tres tiempos que explora los límites del ser humano y rompe los esquemas del género de suspense. Amor, odio, destino, extrañas prácticas, intriga y acción trepidante inundan las páginas de una novela que se ha convertido en todo un fenómeno editorial antes de su publicación en papel¨.

 

Sobre el autor:

 

¨Javier Castillejo creció en Málaga y estudió el máster en Management de ESCP Europe en el itinerario Madrid-Shanghái-París. Ha trabajado como consultor de finanzas corporativas. El día que se perdió la cordura, su primera novela, lleva vendidos más de 170.000 ejemplares, ha traspasado fronteras -Italia prepara un gran lanzamiento- y se publicará en México y Colombia. Asimismo los derechos audiovisuales han sido adquiridos para la producción de la serie de televisión¨.

 

Novela interesante que te va mantiendo en vilo capítulo a capítulo.

 

11/08/2018 13:46 basurde Enlace permanente. Libros No hay comentarios. Comentar.

Luanda y río Kwanza (Angola) – 5 de agosto de 2018

20180826180034-11.jpg

Hoy Día de la Blanca el lugar donde estar es Vitoria-Gasteiz. Pero si no puede ser pues algo hay que hacer para celebrar el día de la patrona de mi ciudad.

 

AQUÍ VAN 88 FOTILLOS de Luanda y del río Kwanza

 

¡Felices fiestas!

05/08/2018 22:16 basurde Enlace permanente. Angola No hay comentarios. Comentar.

¡Ya estoy en Angola! Incidencias de mi primer vuelo a Luanda.

20180731214859-a.jpg

En esta entrada voy a comentar las incidencias en mi primer vuelo a Luanda.

 

Este era el plan de vuelo:

 

Sábado 28 de julio de 2018 – Vuelo de Emirates EK144 de Madrid (22:05) a Dubái (07:15+1)

Domingo 29 de julio de 2018 – Vuelo de Emirates EK793 de Dubái (09:55) a Luanda (14:40).

 

Sin embargo ese sábado 28 de julio recibí un mensaje de Emirates a las 3 de la tarde que decía que el primer vuelo EK144 se retrasaba a las 00:30, llegando a Dubái a las 09:40. Upps, estaba claro que iba a perder el vuelo de conexión a Luanda.

 

Hice varias llamadas de teléfono para intentar solucionar el asunto. En la primera, la solución que me dieron fue quedarme una noche en Dubái y volar al día siguiente, el lunes. Parecía un mal menor. Pero me metí en la Web de Emirates y vi que lo que me había dicho la operadora no era correcto, el lunes no había vuelos de Dubái a Angola. Tendría que volar el martes (habiendo salido de Madrid el sábado). Volví a llamar y tampoco me dieron ninguna solución:

-Volar el martes (a lo que dije que no).

-Recibir un reembolso por el billete (a lo que dije que tampoco, porque tenía que llegar a Luanda y es muy difícil conseguir vuelos con poca antelación).

 

Así que la solución que me dieron fue que fuera al mostrador de Emirates que estaba cerrado en ese momento. Finalmente el tema se solucionó cuando me ofrecieron un vuelo con Ethiopian Airlines el lunes:

 

Lunes 30 de julio de 2018 – Vuelo de Ethiopian ET0613 de Dubái (05:40) a Addis Ababa (09:00)

Lunes 30 de julio de 2018 – Vuelo de Ethiopian ET0851 de Addis Ababa (09:50) a Luanda (12:35)

 

Para el tiempo que pasé entre el vuelo que llegó el domingo a las 10:30 a.m. (también llegó con retraso) y el que salía el lunes a las 05:40 a.m. Emirates me puso un hotel (Millennium Airport Hotel Dubái) y un par de vales de comida y cena en el buffet del hotel. No hay queja.

 

El lunes 30 de julio fui pronto al aeropuerto. Al estar pronto, el lugar de meterme en el vuelo ET0613 que salía a las 05:40 (con una hora de conexión) me metieron en un vuelo anterior, ET601, que partía a las 04:25. Todo bien.

 

Al coger la conexión en Addis Ababa, el vuelo ET0851, volvió a ocurrir una anomalía. Embarcamos a la hora indicada, nos pasamos una hora dentro del avión, y sobre las 10:50 nos hicieron bajar del avión llevándonos nuevamente a la terminal, no sé por que razón. A las 11:15 embarcamos otra vez, y finalmente llegué a Luanda a las 2:30 p.m. del lunes 30 de julio.

 

Había facturado tres maletas, una mochila pequeña y una bicicleta de montaña. Normalmente viajo más ligero, pero la escuela me pagaba para ese primer viaje una pasta que sería equivalente a facturar 95 kilos, que es lo que llevé. Al llegar al aeropuerto de Luanda estuve esperando esos 5 bultos, pero no aparecieron por la cinta. Cuando fui a la oficina de Emirates me dieron un teléfono y me dijeron que llamara el miércoles, que probablemente llegarían en ese vuelo (los martes no vuela Ethiopian a Luanda).

 

A ver si el miércoles llega todo. En cualquier caso la escuela ya nos avisó que no era raro que se perdieran equipajes y que metiéramos ropa de recambio en el equipaje de mano. Seguí las instrucciones con lo que por lo menos tengo quita y pon, y una lavadora en casa para ir tirando.

 

Esa fue la experiencia en mi primer vuelo a Angola. El lunes poco después de llegar fui al primer encuentro de profesores nuevos, y hoy hemos tenido el primer día juntos. No soy el único que ha sufrido retrasos ni al que le han perdido las maletas. De hecho, todavía una pareja está por llegar mañana.

 

El recibimiento en Luanda ha sido fantástico, en el aeropuerto me estaban esperando para llevarme a casa y estos primeros días todo están siendo facilidades. Ya os iré contando poco a poco la experiencia por aquí, pero promete ser muy interesante y estoy muy ilusionado.

 

31/07/2018 21:48 basurde Enlace permanente. Angola No hay comentarios. Comentar.

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris