Facebook Twitter Google +1     Admin
Contador Gratis
accesos desde el 12/Sept/2008

Temas

Enlaces

Archivos

Basurde Xiao Long

19 de mayo de 2012 – Media Maratón de la Gran Muralla

20120524085006-the-great-wall.jpg

86 FOTOS AQUÍ

 

Being there, done that! :-) El sábado pasado terminé la Media Maratón de la Gran Muralla y fue una experiencia buenísima. Os cuento un poco.

 

LA IDEA

 

Estos 6 últimos años no he salido nada a correr por problemas de espalda. Sin embargo en enero se dio una circunstancia excepcional. Para hacer ejercicio bien nadaba en la piscina del colegio o bien iba al gimnasio de mi urbanización para usar la máquina elíptica viendo la tele. Normalmente los work-outs los hacía coincidir con carreras de MotoGP o de F-1. En teoría para usar ese gimnasio tenía que pagar, pero todos los días entraba sin dificultad. Eso cambió en enero cuando decidieron poner un lector con un código en la puerta de manera que solo admitían a socios. Estuve en la disyuntiva de pagar la inscripción o intentar hacer otras cosas, como salir a correr, y me decanté por la última opción. Al principio empecé veinte minutos y con mucho cuidado para no lesionarme ni la espalda ni los gemelos ni cualquier otra parte del aparato locomotor. Poco a poco me fui sintiendo bien y fui recuperando las sensaciones de hace muchos años, de disfrutar de la distancia.

 

En marzo ya empecé a correr largas distancias el fin de semana, más de dos horas. Me marcaba un objetivo, buscaba en Google Maps como llegar y a por él. Así fui de mi casa hasta el Bund (el centro de Shanghai), hasta Sheshan Hill o hasta el circuito de Fórmula 1, que me llevó tres horas. Yendo despacito vi que no tenía problemas, así que me marqué un objetivo para volver: La Media Maratón de la Gran Muralla.

 

La inscripción no es barata. Cuesta 1.500 yuanes (= 188 euros) a los que hay que sumarles  290 RMB (=36 euros) del precio del chip que controla el tiempo. En otras carreras pagas una fianza de 100 yuanes que te devuelven al retornarlo, pero en esta había que comprar el chip.

 

A eso había que añadir el precio del avión Shanghai-Beijing. Utilicé las millas que tenía con Lufthansa y solo tuve que pagar las tasas: 360 yuanes = 43.69 euros.

 

Éste fue mi vuelo:

CA1522 Shanghai Hongqiao T2 (17:55) – Beijing T3 (20:15)

CA1855 Beijing T3 (17:30) – Shanghai Hongqiao T2 (19:40)

 

El último gasto a añadir era el hotel para la noche del viernes, 26 euros.

Beijing Zhong´an Hotel

6 Kuijiachang Hutong, Beijing Railway

Station East Ave,Dongcheng District

100005 Pekín

 

La noche del sábado la pasé en casa de una amiga.

 

VIERNES 18 DE MAYO

 

Mi primera carrera empezaba esa tarde :-) De lunes a viernes estuve de viaje con estudiantes en la Presa de las Tres Gargantas, y esa tarde tenía que llegar a Shanghai en un avión procedente de otra ciudad llamada Yichang a las 17:05. Tenía que salir de la terminal y volver a entrar para coger mi siguiente vuelo a Beijing, con distinta compañía a las 17:55. ¿Lo cogería? Si había un pequeño retraso estaba apañado.

 

La Ley de Murphy se cumplió –cómo no- y aterricé en Shanghai a las 17:20. Dejé encargado del equipaje que había facturado al otro profesor y salí como un tiro de la terminal para volver a entrar y presentarme en el mostrador de Air China a las 17:30. La azafata de tierra me dijo que ya no me podía dar la tarjeta de embarque. ¡Mierda! Le dije que por favor me la diera, que conocía bien ese aeropuerto y estaba seguro de que llegaba a embarcar. Me dijo que no way y me remitió al Servicio de Atención al Cliente de Air China. Corrí allá y les expliqué la situación. Me dijeron que tranqui, que me ponían en el siguiente avión a las 19:10. Great! Salida de Beijing a las 7:10 p.m., llegada a la capital de China a las 9:30 p.m.

 

De ahí en tren al centro de la ciudad y en taxi a mi hotel. Bueno, en el tercer taxi, porque los dos anteriores que paré no me quisieron llevar. Que el hotel estuvieran en un hutong nunca ayuda a saber la localización.

 

Con lo que entre unas cosas y otras llegue al hotel a las 11 de la noche. Lo cual no hubiera sido ningún problema de no ser porque a las 3:30 a.m. tenía que coger un autobús a la Gran Muralla :-)

 

SÁBADO 19 DE MAYO – DÍA DE LA CARRERA.

 

Me desperté a las 2:00 a.m. después de dormir dos horas y media. Ducha, preparé la bolsa y fui caminando de mi hotel al Beijing International Hotel desde el que partían los autobuses a la Gran Muralla a las 3:30 a.m. Afortunadamente en este caso el trayecto era bastante largo, de unas dos horas y media casi, con lo que pude dormir en el autobús.

 

Llegamos a la Gran Muralla –Huangya Guancun, provincia de Tianjin- y el ambiente pre-carrera excelente. Música y un montón de corredores dispuestos a pasar un buen rato, con la camaradería existente entre los que saben lo que se traen entre manos.

 

Estuve pasando el rato con colegas de la escuela:

- Emy Nissl, la madre de una chica a la que enseñé Ab Initio y se graduó el año pasado.

- Dan Krassestein, el padre de otro chaval de la misma clase que la anterior alumna.

- Kristine Doleman, profesora de inglés en mi escuela.

- Luis Valencia, profesor del anuario de la escuela.

 

Solo Luis se atrevió con todo el maratón, los demás nos habíamos apuntado a la media. ¡Qué bravo!

 

Ellos salían del corral 1, a las 07:30. Yo estaba apuntado al corral 3 del cual salíamos 10 minutos más tarde. Así que les estuve sacando fotos y viendo la salida de los buenos. Reparé en que había un español, porque otro tío con una cámara le hizo una entrevista. Salía de los primeros y tenía pinta de machaca, así que daba la sensación de que lo iba a hacer bien como así fue: ganó.

 

Vi la salida de los del corral 1 y me acerqué a dejar mi bolsa con la cámara. A las 07:40 se dio la salida... ¡y a disfrutar! Empezamos por un terreno llano pero enseguida empezaron las cuestas. Y no un pequeño rompepiernas, sino una carretera de asfalto que picaba bien hacia arriba. Mucha gente subía las cuestas andando, la filosofía de muchos era solo ir a disfrutar, y correr y andar al mismo tiempo. Yo quería también disfrutar pero no parar en ningún momento.

 

En el kilómetro 5 o así llegamos a la Gran Muralla, y había un embotellamiento brutal. Hay zonas que no están muy bien, no hay escalones bien marcados y vas por la piedra. Pero aún así había espacio para dos personas. Sin embargo me costó muchísimo pasar a gente que iba andando allí, porque iban por el medio. Echarse a la derecha era seguro para ellos porque iban al ras de la muralla, dejando pasar por la izquierda a los demás –que si se caían por ese lado podrían tener algún problema :-) -. Pero no, por todo el medio. Así que yo iba por la izquierda pidiendo paso cada dos por tres. Si la hago el año que viene salgo del corral 1 para evitar estos problemas.

 

La Muralla... es La Muralla, y quien la haya visitado sabe lo empinada que puede llegar a ser. Pero aún así muy muy divertido :-)

 

En un momento dado sobre el kilómetro 7 vi al español que le había hecho la entrevista al otro español que estaba en la salida. Iba grabándose y hablando ¨mirad, ahora me queda esto, ya veis que desnivel¨. Le dije que me pasara la cámara que me adelantaba yo y le grababa mientras subía una de las cuestas. Me dijo que no, que estaba grabando un programa para la Televisión Valenciana, que se emitiría también en La2. Sobre carreras de este tipo, combinando deporte con turismo. Mientras corríamos me entrevistó y me dijo que puede que salga en el programa. Dijo que tenía por ahí cámaras fijas repartidas por la ruta para grabarle. Aquí podéis leer más sobre Miguel Ángel García, un tío majo :)

 

Acabado el tramo de la muralla llegaron otros kilómetros bastante insulsos, por una carretera que no aportaba nada. Allá me crucé en sentido contrario con la profesora de inglés de mi escuela y con los que iban los primeros –yo iba y ellos volvían-. ¡Y vi que era la segunda mujer! ¡Qué bala! Después de ese tramo llegué a un pueblo con unas cuestas chulas, por senderos rurales, y vuelta hacia la meta.

 

En la meta me enteré de que la profesora de inglés había quedado segunda. ¡Increíble! Segunda de 462 mujeres, décima de 920 participantes en la media maratón (hombres y mujeres). En mi caso crucé la línea en el puesto 150.

 

Podéis ver los resultados AQUÍ.

 

Mis otros colegas fueron llegando y después de descansar celebramos el logro con unas cervecitas. En ese momento entró en meta el primer clasificado en la maratón, el español Luis Alonso, una auténtica máquina. Después de eso fue la entrega de premios de la media maratón y fue una alegría enorme ver a Christine, la profesora de inglés, subirse a recoger el premio. Más tarde, antes de la entrega de premios de la maratón tuve la oportunidad de hablar con Luis Alonso que me estuvo contando su proyecto de los 7 maratones en 7 continentes. Un tío muy majo.

 

Nos despedimos, y antes de coger el autobús de vuelta paré a darme un masaje.

 

Es una carrera muy cara pero por la organización, el ambiente y el lugar en el que se celebra merece mucho la pena.

 

---- 

Llegado a Beijing pasé a recoger mi equipaje por el hotel y me dirigí a casa de una amiga francesa, Cri-Cri, que enseña español y francés en Western Academy of Beijing. Me pegué una ducha en su casa, siesta, y a las 6:30 p.m. aparecieron por su casa Brad Benson y Ellen Dittmar, unos amigos que también enseñan con ella y con los que trabajé en Dubai. No sabían que iba a estar en Beijing así que les dimos la sorpresa. Por la noche salí con estos tres amigos y más gente de su colegio, muy bien.

 

DOMINGO 20 DE MAYO

 

Tocó madrugar, porque Brad y Ellen tienen un hijo de un año –Beau- y lo quería conocer. Los críos no saben de horarios y mis colegas me dijeron que lo mejor era quedar en un parque sobre las 9, y eso hicimos. Plan familiar. Después un paseo por Tian An Men Sq., y rumbo al aeropuerto. ¡Un fin de semana fantástico! 

24/05/2012 08:50 basurde Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris