Facebook Twitter Google +1     Admin
Contador Gratis
accesos desde el 12/Sept/2008

Temas

Enlaces

Archivos

Basurde Xiao Long

Luanda - M´banza Congo – Soyo – Luanda. (Angola, 1-4 febrero 2020)

20200208203344-1.jpg

487 FOTOS AQUÍ

 

VIDEO (niñas jugando en M´Banza Congo) (1´34¨)

 

Travel plan – In English

 

En Angola tienen una bonita costumbre y es la de por ley hacer puente si un festivo cae en martes o en jueves. Así que este mes de febrero nos encontramos con 2 fines de semana de cuatro días:

-El martes 4 de febrero Angola celebra el ¨Inicio da luta armada¨.

-El martes 25 de febrero es Martes de Carnaval, también festivo.

No todo el monte es orégano y este sábado 8 de febrero en el calendario de la escuela lo tenemos marcado como laborable. Sin estudiantes, pero tenemos que ir los profesores a currar. Pero sin duda compensa.

 

Cuatro días por delante así que había que ponerse en ruta. Con mi compi de viajes Annabelle preparamos una ruta hacia el norte de Angola que incluía visitar unos cuantos lugares de interés:

-M´Banza Congo, donde se encuentra Kulumbimbi, el único lugar Patrimonio de la Humanidad en Angola.

-Gruta de Zau Evua, una cueva muy interesante.

-Ponta do Padrão (en Soyo), a orillas del río Congo, donde el primer europeo que avistó y entró en su estuario puso sus pies por primera vez, erigiendo una cruz de piedra para dar testimonio de su presencia y reclamar la soberanía de Portugal sobre ese territorio. A esto le sucederían siglos de colonización lusa.

 

Estos lugares se encuentran en la provincia angoleña llamada Zaire. El nombre os resultará conocido porque esa fue la denominación de la República Democrática del Congo entre 1971 y 1997.

 

Este fue el plan de viaje:

 

SÁBADO 1 DE FEBRERO: LUANDA – M´BANZA CONGO

 

De Luanda a M´Banza Congo hay unos 540 kilómetros, lo que significaba unas 7 horas de viaje.

Una de las cosas que queríamos visitar en M´Banza Congo era el Museo de los Reyes del Congo y en la Guía Bradt leí que cerraba a las 3 de la tarde y que el domingo no abría. Así que tocaba madrugar.

 

Salimos sobre las 5:30 a.m. de Luanda. De camino paramos en Evua, a unos 65 kilómetros de M´Banza Congo, para preguntar como acceder a la Gruta de Zau Evua al día siguiente. En estos casos tienes que pedir permiso al ¨soba¨, que es el jefe del pueblo, quien te acompaña o delega en alguien que te lleva al lugar. Nos dijeron que el soba no estaba y seguimos adelante, porque en cualquier caso la idea que teníamos era visitar las cuevas al día siguiente.

 

Llegamos a M´Banza Congo y nos dirigimos en primer lugar al Museo de los Reyes del Congo, por eso de que cerraban a las 3 de la tarde. Esto es lo que dice la guía Bradt sobre este museo:

 

¨Museum of the Kings (Museu dos Reis) (8:00-15:00 Monday to Saturday) This small six-room museum is right next door to the Estrela Do Kongo Hotel. It has a small but interesting selection of artefacts from Angola ́s first UNESCO World Heritage Site. Artefacts from the history of M ́banza Congo/São Salvador include the original city plaque, the king ́s robe and throne, personal possessions of the kings.¨

 

Traducido:

 

¨Museo de los Reyes (Museu dos Reis) (8: 00-15: 00 de lunes a sábado) Este pequeño museo de seis habitaciones está justo al lado del Hotel Estrela Do Kongo. Tiene una pequeña pero interesante selección de artefactos del primer lugar Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en Angola. Los artefactos de la historia de M ́banza Congo / São Salvador incluyen la placa original de la ciudad, la túnica y el trono del rey, y posesiones personales de los reyes¨.

 

Decir que el museo se encuentra en la que fue la antigua residencia de los Reyes del Congo. Mirándolo así y comparado con lo que sería un palacio de un rey en Europa es un lugar muy modesto. Preguntamos a ver si había un guía y nos facilitó la visita Toko, un tío muy majo que nos dio todo tipo de explicaciones. Nos contó que en su día ese museo contó con hasta 2.000 artefactos diferentes, pero que a día de hoy y por la larga guerra en Angola solo se conservaban 92. Lo de siempre, en aguas revueltas los listillos aprovechan para expoliar el patrimonio, lo que es una pena. En las fotos del álbum podéis ver muchos de los objetos en exhibición.

 

Anexo al museo se encuentra el llamado ¨Sunguilu¨. La guía Bradt lo describe así:

 

 ̈The corpses of the kings were transported to the sunguilu, where they were washed and then taken to Mpinda E’tadi (mortuary), where they were received by moms specialized in the art of embalming. ̈

 

Traducido:

 

̈Los cadáveres de los reyes eran transportados al sunguilu, donde eran lavados y luego llevados a Mpinda E’tadi (depósito de cadáveres), donde eran recibidos por madres especializadas en el arte del embalsamamiento¨.

 

Dentro del mismo recinto del museo se encuentra un árbol muy peculiar, llamado Yala Nkuwu. El cartel explicativo dice que se trata de un símbolo tradicional de poder. A la sombra del Yala Nkuwu las autoridades locales de esos días ejercían el poder tradicional. Era también un lugar donde los reyes recibían visitas, promulgaban leyes y administraban justicia.

Respecto a esto último, dentro del museo se encontraban en una de las estanterías varios objetos. Una especie de makila, una espada y su funda y un guante de cota de malla. Nuestro guía Toko nos dijo que a la hora de dictar sentencia el rey no tenía que hablar, y que cogiendo uno de los diferentes objetos se sabía si el reo era declarado inocente, culpable con pena de cárcel o culpable con pena capital.

 

Salimos del Museo de los Reyes del Congo y Toko nos acompaño a ver las ruinas de la catedral, el único lugar Patrimonio de la Humanidad en Angola. Traduzco aquí este artículo en portugués porque es muy informativo:

 

Kulumbimbi, la primera iglesia en el sur de África

 

Kulumbimbi es la primera iglesia construida en el África subsahariana por misioneros católicos que formaron parte de la primera expedición portuguesa dirigida por Diogo Cão y que llegó a Angola en 1482. El lugar de desembarco, en la desembocadura del río Congo, tiene una cruz de piedra (Ponta do Padrão), en Soyo, provincia del Zaire.

 

La leyenda dice que el templo fue construido de piedra y cal en una noche. Hoy está en ruinas. La iglesia está ubicada en el centro de la ciudad de Mbanza Congo, al lado del Cementerio de los Reyes del Congo.

 

Los documentos de época creen la leyenda. Las obras de construcción de la iglesia de Kulumbimbi se llevaron a cabo entre el seis de mayo y el seis de julio de 1491. Las ruinas han despertado el interés de especialistas nacionales y extranjeros, debido a la rareza de su aspecto arquitectónico.

Nicolau Cabeia conoce la historia del templo. Dice que la "ntotela" Ne Nvemba Nzinga autorizó a los emisarios de Diogo Cão a construir la iglesia en el centro de Mbanza Congo, que luego fue bautizada como S. Salvador do Congo: "el trabajo contribuyó a la pacificación de los espíritus y la elevación cultural de las personas en ese momento ".

 

Mientras se realizaban las obras, el espacio estaba cerrado a los ojos de los mortales. Y cuando el rey le dijo a la gente que podía ir al centro de la ciudad real, todos se asombraron al ver una hermosa iglesia que el día anterior nadie había visto. Es por eso que la leyenda dice que Kulumbimbi había sido construido durante la noche.

 

La iglesia fue devastada por el tiempo y su parafernalia desapareció. Hoy solo queda el altar.

 

Comienzo del bautismo

 

Portugal envió misioneros a la ciudad de Mbanza Congo y comenzaron los bautismos. "El 3 de mayo de 1492, el día de Santa Vera, el P. João, vicario general de los misioneros, bautizó al rey del Congo con el nombre de D. Afonso I, habiendo abdicado el nombre de Ne Nvemba Nzinga y así fue con los otros reyes que lo siguieron. Ntotela Nenyanga fue bautizado con el nombre de D. Pedro II y el penúltimo rey, John Lengu como D. Pedro VII ”, dijo Nicolau Cabeia.

El Rey Don Afonso ordenó que se quemaran todos los lugares donde se realizaban los servicios tradicionales. Los que no cumplieron, sufrieron la pena de muerte u otros castigos. Debido a los mandamientos, el propio Rey del Congo, a modo de ejemplo, decidió abandonar a las muchas mujeres que tenía, ya que se quedó con solo una, según lo dictaba el gobierno de los misioneros, cuando instalaron la religión católica en Mbanza Congo.

 

El rey mata a la madre

 

Nicolau Cabeia dice que el rey era intolerante: “ordenó que enterraran viva a su propia madre, Mama Mpolo, doña Apolónia, después de que ella fuera bautizada. Fue sentenciada por recurrir a curanderos tradicionales.

 “El rey simuló una ceremonia, invitando a toda la población. En el lugar donde le dijo a su madre que se sentara, había un agujero de tal profundidad, con palos cruzados y cubiertos con un Luando (tapete) y una silla ejecutiva en la parte superior para la madre del rey ", dijo.

La muerte de doña Apolónia causó momentos de gran consternación para el pueblo del Congo. El rey Afonso I (Ne Nvemba Nzinga) murió trágicamente en una misa dominical celebrada en Mbanza Congo.

 

Reyes embalsamados

 

Los cadáveres de los reyes eran transportados al sunguilu, donde eran lavados y luego llevados a Mpinda E’tadi (depósito de cadáveres), donde eran recibidos por madres especializadas en el arte del embalsamamiento.

El historiador explicó que en el depósito de cadáveres se extendía el cadáver en una camilla con fuego debajo para garantizar el drenaje de toda el agua contenida en el cuerpo, un proceso que permitía la conservación natural del fallecido, de seis meses a un año, mientras sus colaboradores preparaban la elección del nuevo sucesor, por sufragio universal.

El séquito del rey, incluido el equipo de madres que embalsamaban los cuerpos de los reyes, tenía la obligación de mantener la confidencialidad de la muerte del rey hasta la elección del sucesor para, como aludió Nicolau Cabeia, prevenir desórdenes e invasiones.

 

Revuelta popular

 

Antes de la llegada de los portugueses, Mbanza Congo se llamaba Mpemba en el momento de Nimi a Lukeni, el fundador de la ciudad. Nicola Cabeia, explicó que en el momento de la rendición de cuentas, Mbanza Congo, como la capital del reino, organizó las grandes reuniones que reunieron a todos los manis (gobernadores provinciales).

La capital del reino del Congo fue descubierta por Nimi a Lukeni, un excelente cazador de Lunda, a orillas del río Cuango.

Nimi a Lukeni merecía la confianza de la gente a su llegada a Mbanza Congo, por presentar propuestas que mejoraron la vida de las personas. Fue aclamado como rey.

 

Árbol secular

 

Yala Nkwo es conocida como el árbol secular de Mbanza Congo. Según la tradición, su existencia es anterior a la llegada de los portugueses. El color de su savia es rojizo. La población confundió la savia con sangre. Aprovechando la brisa de su sombra, el rey del Congo eligió el lugar para recibir distinguidos visitantes y descansar durante las horas de ocio, dijo Nicolau Cabeia.

Nicolau Cabeia dijo que el mito sigue siendo que nadie puede tocar el Yala Nkwo con objetos afilados, porque si no, cualquiera que golpee el árbol puede morir o tener problemas de salud.

 

Después de asomarnos al cementerio de los Reyes del Congo -no se puede entrar- le comentamos a Toko que al día siguiente nos queríamos acercar a la Gruta de Zau Evua y se ofreció a acompañarnos. Guay, porque es un tío majo. Nos dijo que para visitarla hay que seguir unos rituales, entre otros llevar vino al soba y unas especies de castañas para mascar. Quedamos al día siguiente a las 8 a.m.

 

Después de visitar lo que teníamos que visitar tocaba buscar hotel. La guía Bradt recomendaba cuatro hoteles:

-Hotel Mirage, que estaba lleno.

-Hospedaria Sinsu Kiame, que estaba cerrado.

-Hotel IU, que estaba lleno.

-Hotel Estrela Do Kongo, que es donde nos quedamos.

Por lo que nos dijeron en esos hoteles que estaban llenos había una delegación del gobierno que había ido a visitar M´Banza Congo.

 

El hotel Estrela Do Kongo tiene una localización fantástica, ya que está al lado del Museo de los Reyes del Congo y de Kulumbimbi. Como todavía quedaban horas de luz decidimos dar un paseo por la naturaleza. Comenzamos a andar y vimos una especie de colina. Preguntamos como llegar allá y tres niñas se ofrecieron a acompañarnos. Un paseo muy chulo por la Angola rural, con gente de campo llevando azadas, cargando leña, frutas y verduras y uno pasó con una escopeta así que volvería de cazar. Andando andando llegamos a la cima de la pequeña colina que habíamos visto, que en Google Maps se identifica como Igreja Kimbanguista.

 

Vuelta al hotel, cena y ya de noche fuimos a dar un paseo hasta Kulumbimbi para verlo iluminado, muy chulo. Al lado del cementerio de los Reyes del Congo vimos otra tumba bastante significativa. Ocupaba una parcela bastante grande, tenía flores y unas banderas pintadas en las paredes. El diseño de la bandera era así:

-Una franja roja que iba de la esquina inferior izquierda a la esquina superior derecha, con una estrella blanca en medio.

-El triángulo que quedaba abajo estaba pintado de amarillo, el de arriba de blanco.

 

Nos preguntamos quién podría ser. Y casualidad, por la noche viendo en el hotel la película ¨Un día más con vida¨ descubrimos que era la bandera del Frente Nacional para la Liberación de Angola (FNLA), uno de los tres bandos angoleños principales que combatieron en su larga guerra civil. Los otros dos fueron el MPLA, ganador y desde entonces en el gobierno, y el otro era UNITA.

 

Bien, el fundador y líder del FNLA fue Holden Roberto, nacido en M´Banza Congo en 1923. Falleció en Luanda en 2007, fue enterrado en su ciudad de origen y esa era su tumba.

 

En su día ya visitamos el mausoleo en Luanda del principal líder del MPLA en la guerra, Dr. António Agostinho Neto, para completar la trilogía nos queda visitar la tumba del líder de UNITA, Jonas Savimbi, que se encuentra en la localidad de Lopitanga, en la provincia de Bié.

 

DOMINGO, 2 DE FEBRERO: M´BANZA CONGO – GRUTA DE ZAU EVUA – SOYO

 

El plan para ese día era ir de M´Banza Congo a Soyo (400 kilómetros, 5h50´) parando en el camino a visitar la gruta de Zau Evua (Google Maps). Nos encontramos con Toko que llevaba una garrafa vacía en la mano. La primera parada fue en una chabola donde se producía un vino local y Toko llenó su garrafa. Al pasar el líquido de un contenedor al otro se podía oler el alcohol de ese líquido. El vendedor bebió del vino y luego le dio a beber a Toko, que me explicó que era costumbre que el vinatero bebiera delante del cliente del vino que le daba, para garantizar que estaba en buen estado. De vez en cuando Toko esnifaba tabaco, lo que me llamaba bastante la atención.

 

Sobre la Gruta de Zau Evua había leído este artículo en portugués, que traducido dice:

 

¨Las cuevas de Zau Evua son un verdadero regalo que Angola guarda en el centro de la provincia de Zaire, a pocos kilómetros de la ciudad real de Mbanza Congo.

 

Al acercarte verás gradualmente una formación rocosa que se impone en una vasta llanura una vez habitada por manadas de elefantes. Los vientos, la lluvia y el clima tallaron una fortaleza de piedra. A través de la imaginación podemos ver torres de vigilancia y senderos alrededor de la montaña.

 

Si la visita merece la pena desde el exterior, es dentro de este macizo montañoso donde se esconde el secreto mejor guardado de la región: una red de cuevas y galerías, la mayoría de las cuales son desconocidas e inexploradas, que forman las cuevas de Zau Evua. Es un mundo ceremonial increíble con paredes ocres o verdosas, bordeadas de columnas, estalactitas y estalagmitas.

 

Debido a que son sagradas, las cuevas solo se pueden visitar después de observar un antiguo ritual presidido por el soba local. Estamos en el Reino del Congo y aquí las costumbres son un asunto serio. Al llegar al pueblo, pide hablar con la autoridad tradicional y ella te guiará a la boca de las cuevas. La ceremonia está regada con maruvo y salpicada de oraciones que piden permiso a los antepasados ​​para ingresar a Zau Evua. Concedido, el soba da paso a la sala inicial, la Gruta de la Iglesia. Se llama así porque, dicen, un día un sacerdote improvisó una misa en la gruta y se dirigió a la capilla. Una sola misa fue suficiente para nombrar el lugar.

 

Esta cueva es la más conocida de la red de galerías que penetran la montaña. Tiene un pequeño lago y las paredes son altas, de color esmeralda. Toma una linterna para ver los detalles de este mundo húmedo y oscuro. Si miras de cerca, también encontrarás figuras pintadas en las paredes rocosas. No hay mucha información sobre quién las pintó, cuándo y por qué. Según algunas leyendas, fueron diseñadas por antiguos habitantes del Reino del Congo que se refugiaron en Zau Evua para escapar de la esclavitud que sangró la región desde el siglo XV.

 

Este paisaje subterráneo combina lo mejor del mundo natural de nuestro país con la fuerza de la tradición que, en estas partes, nunca se desvaneció. La importancia de Zau Evua en el contexto nacional es tal que el gobierno lo declaró Área Protegida para la promoción del ecoturismo. Honor otorgado a otras 31 regiones de Angola, como las cascadas Binga, las cascadas Ruacaná, el desierto de Namibe, Tundavala y Serra da Leba. Kissama, Mussulo, Miradouro da Lua, Pedras Negras y Golungo Alto son otras áreas consideradas estratégicas para el futuro del turismo nacional.

 

Al igual que las cuevas de Sassa y Nzenzo, las cuevas de Zau Evua son las mejores que Angola está empezando a revelar, ahora que podemos recorrerlas de extremo a extremo sin preocupaciones. Una prueba más que también en su útero, el país esconde lugares increíbles para descubrir¨.

 

Video del lugar.

 

Llegamos a Evua y Toko se encargó de buscarnos unos guías que nos acompañaran a las cuevas, ya que como indica el artículo lo consideran un lugar sagrado al que no debes acceder por tu cuenta. Hicimos el camino charlando amigablemente, iban bebiendo el vino que les habíamos llegado, pero al llegar a la entrada de la cueva la actitud cambió, a la hora de hacer el ritual. Se sentaron y empezaron la ceremonia. Dos de ellos se situaron como guardas del acceso, el otro de nuestro lado. Los guardianes preguntaron el motivo de la visita y así fue transcurriendo la conversación. De vez en cuando daban unas palmadas que la persona en nuestro lado replicaba. Finalmente, rociaron tres veces con una hoja los alrededores –y sobre nosotros- el vino que habíamos llevado y nos dieron via libre para pasar.

 

La cueva es muy bonita, con muchas estalactitas y estalagmitas, el lago que mencionan y las pinturas al principio de la gruta. Pasamos un buen rato en ella, llegando hasta una ¨habitación¨ a la que teniamos que acceder agachados.

 

Después de salir nos llevaron a un lugar donde había una calavera y huesos humanos. Nos dijeron que correspondían a gente que se había escondido en la cueva para escapar de la esclavitud.

 

Nos comentaron también que había otras cuevas, y mencionaban bastante Gruta Grande, que debía ser la mejor. Pero por lo visto todavía no hay carretera hasta allá y dijeron que estaba a cinco horas andando. Así que la descartamos.

 

Durante toda la visita los guías echaban el vino de la garrafa a una botella de agua y se lo iban bebiendo. Hasta el punto que ya de vuelta se les notaba bastante alegre, el vino les había hecho efecto o fue la exposición a los espíritus de sus antepasados en la cueva. Pero más me inclino por lo primero.

 

Volvimos a Evua, nos despedimos de los guías y de Toko –que se volvería a M´Banza Congo en transporte público- y seguimos nuestra ruta hacia Soyo. Antes de llegar a N´Zeto paramos en un puente en el que había un control de tráfico y aprovechamos a pasear por él. Paralelo a la nueva estructura se veía que había otro puente en ruinas. No lo sé con certeza, pero muy probablemente sean vestigios de la larga guerra civil.

 

Sin más novedad llegamos a Soyo. Nos alojamos en un hotel en las afueras, llamado Kinwica. Hicimos una reserva de dos noches allá porque tenía buena pinta. Se trataba de unas cabañas en la naturaleza, rodeado de imbondeiros (como se llaman aquí a los baobabs) y con una piscina exterior chula. Dejamos las cosas y nos fuimos a ver la puesta de sol al lado del río, en una plataforma que habían construido rodeando uno de estos impresionantes árboles. El día no dio más de sí.

 

LUNES, 3 DE FEBRERO: SOYO

 

Desayuno en el hotel, y el primer plan del día era visitar Ponto do Padrão. Así lo describe la guía Bradt Angola:

 

¨-Ponto do Padrão: This was the first stopping-off point for Portuguese explorer Diogo Cão qhen he encountered the Congo River over 500 years ago. Ponto do Padrão was used as a landmark for centuries by Portuguese and Dutch sailors who traded with the African kingdoms along the coast. The best reason to visit Ponto Padrão is for the view of the mouth of the Congo River, which is over 20km wide here at its estatuary. Large stones (or padrões) were originally placed there by Diogo Cão to claim the territory for Portugal and also act as a navigation aid for ships that would pass here in the future. It was from these stones that the great explorer, Sir Henry Morton Stanley, stated his historic trip into the heart of Africa in search of Dr. David Livingstone –sadly the stones no longer exist.¨

 

Traducido:

 

¨-Ponto do Padrão: Este fue el primer punto de parada para el explorador portugués Diogo Cão cuando se encontró con el río Congo hace más de 500 años. Ponto do Padrão fue utilizado como punto de referencia durante siglos por los marineros portugueses y holandeses que comerciaban con los reinos africanos a lo largo de la costa. La mejor razón para visitar Ponto Padrão es por la vista de la desembocadura del río Congo, que tiene más de 20 km de ancho aquí en su estatuario. Diogo Cão colocó originalmente grandes piedras allí para reclamar el territorio de Portugal y también actuar como ayuda de navegación para los barcos que pasarían por aquí en el futuro. Fue a partir de estas piedras donde el gran explorador Sir Henry Morton Stanley comenzó su histórico viaje al corazón de África en busca del Dr. David Livingstone, Lamentablemente las piedras ya no existen¨.

 

Para llegar allá hay que utilizar una lancha rápida. En un mapa de la guía Bradt indicaba más o menos en este punto el lugar de donde salían las lanchas. Allá paramos y nos encontramos un puesto de la policía. Pregunté cómo llegar a Ponta de Padrão y me dijero que de ahí no salían barcas, pero que no me preocupara que se encargaban ellos de llamar a una. Eso hicieron. Negociamos el precio con el barquero y listo. De hacerlo otra vez iría directamente al lugar donde estaban todas las barcas, que estaba cerca pero ya lo vimos una vez embarcados. Teniendo más opciones disponibles siempre es mejor para negociar, aunque conseguimos un precio razonable.

 

El viaje de Soyo a Ponta de Padrão lleva como 15 minutos. A babor se va dejando la costa de Soyo y un gran complejo de extracción de gas que se ve de todos los sitios porque tiene una torre con una gran llama 24 horas del día. A estribor a lo lejos se divisa la costa de la República Democrática del Congo. De hecho en la ruta me saltó un mensaje en el móvil: ¨VF Info: Bienvenido a Rep. Congo. Realiza y recibe llamadas por 1,69E/min + 1,21E de establecimiento. Envia SMS a 1,21E, blah blah blah¨. A la vuelta el mismo mensaje: ¨VF Info: Bienvenido a Angola. Realiza y recibe llamadas por 6E/min + 1,69E de establecimiento. Envia SMS a 2E…¨. Bueno, lo mismo no, porque ahora que transcribo los mensajes veo que es muchísimo más caro llamar desde Angola que desde la República Democrática del Congo.

 

Llegamos a Ponta de Padrão. Allá había un puesto de fronteras y uno de los policías nos dijo que para visitar Ponta de Padrão teníamos que hablar con el soba. Fue el barquero en la barca a buscarlo. Mientra hablé con el poli y le pregunté dónde estaba Banana, la ciudad del Congo a la que se accede a ese país desde Angola, y me la señaló. Estábamos muy cerca de ese país.

 

Llegó el soba, nos preguntó el motivo de la visita y nos acompañó a la cruz. En ese momento se puso a llover, así que la visita la hicimos bajo la lluvia. Al lado de Ponto de Padrão hay un faro y también un centro de protección de tortugas, que ponen allá sus huevos.

 

No sé por qué tenía la idea de que el lugar donde está Ponto de Padrão era una isla, pero no, es una península. Me dijo el soba que allá había varios barrios y que en 4x4 se podría acceder desde Soyo. Pero esta vez no llevábamos un 4x4, sino un mini-bus, un Toyota Hiace que es el mismo modelo de los candongueiros o furgonetas que se utilizan en Angola para el transporte público.

 

El cielo se había puesto bastante negro para volver y seguía lloviendo. El soba dijo que mientras se viera Soyo en la distancia sera seguro volver en barca, pero cuando no se ve la ciudad conviene esperar. No era el caso así que volvimos a Soyo. Eso sí, empapamos, así que lo siguiente que hicimos fue volver al hotel, pegarnos una ducha, comer y seguir con la ruta turística. Las carreteras también estaban llenas de agua.

 

Nuestro siguiente destino era Porto Pinda. Ahí queríamos visitar su iglesia (Google Maps).

Esto es lo que dice la guía Bradt:

 

¨This village near Soyo is a short taxi ride away on the road south out to N´Zeto.The Catholic church here is a strikingly beautiful while-and-blue building set on sandy ground amid trees. It was completed in 1937. Near the church is a port from where the Portuguese used to export slaves form the Kongo Kingdom. Also worth visiting is the village of Porto Rico, an old slave-trading village 27km east of Soyo. The docks that were used to transport slaves are now inland aas the courses of the waterways have shifted over the centuries.¨

 

Traducido:

 

¨Este pueblo cerca de Soyo está a corta distancia en la carretera hacia el sur, hacia N´Zeto. La iglesia católica aquí es un edificio sorprendentemente hermoso, de color azul, situado en un terreno arenoso entre árboles. Fue terminado en 1937. Cerca de la iglesia hay un puerto desde donde los portugueses solían exportar esclavos del Reino del Kongo. También vale la pena visitar el pueblo de Puerto Rico, un antiguo pueblo de trata de esclavos a 27 km al este de Soyo. Los muelles que se utilizaron para transportar esclavos ahora están tierra adentro, ya que los cursos de las vías fluviales han cambiado a lo largo de los siglos¨.

 

El lugar es muy bonito, con una acceso precioso a través de una alameda. Al lado de una iglesia había unas residencias de los religiosos. Nos acercamos a hablar con ellos y casualidad, uno de ellos había pasado 5 años en Madrid, otro unos meses. Así que estuvimos charlando un rato en español. Les pregunté de qué congregación eran y se me ha olvidado el nombre, upps. En un muro tenían pintada una imagen del fundador, que era un francés, y en portugués una curiosa frase que decía ¨con los negros, como los negros¨. Era el eslogan de ese francés que imagino estuvo evangelizando en Angola. Les preguntamos sobre el puerto desde donde los portugueses exportaban esclavos pero nos dijeron que ahora, en temporada de lluvias, estaba lleno de maleza y era de difícil acceso. Así que lo dejamos.

 

También intentamos ir a Puerto Rico. Pero preguntando a una persona se rió al ver el vehículo que llevábamos y dijo que allá solo se podía acceder en 4x4, que si íbamos en furgoneta la íbamos a partir. Así que otro plan que no seguimos.

 

El siguiente destino era Turtle Beach, o la playa de las tortugas. Así la describe la guía Bradt:

 

¨These turtles certainly know how to choose a place to lay their eggs (or conversely, you could say the Angolan government certainly knows where to build a US billion LNG plant!). If you walk west along the beach from Bar Le Cop, you will reach the hatchery. Here, around October every year Olive Ridley sea turles come ashore to lay their eggs, which hatch around January. Luckily, Angola LNG (which runs the plan) got together with the Wildlife Conservation Society (WCS) and created two sea turtle conservation programmes: Project Sereia and the Kwanda Island Sea Turtle Conservation Program. You can find out more at this site

 

Traducido:

 

¨Estas tortugas ciertamente saben cómo elegir un lugar para poner sus huevos (o por el contrario, ¡se podría decir que el gobierno de Angola ciertamente sabe dónde construir una planta de Gas Natural Licuado (GNL) de diez mil millones de dólares!). Si caminas hacia el oeste a lo largo de la playa desde el Bar Le Cop, llegarás al criadero. Aquí, alrededor de octubre cada año, las tortugas marinas Olive Ridley llegan a la costa para desovar, naciendo alrededor de enero. Afortunadamente, Angola LNG (que controla la planta) se unió a la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre (WCS) y creó dos programas de conservación de tortugas marinas: el Proyecto Sereia y el Programa de Conservación de Tortugas Marinas de la Isla Kwanda. Puedes encontrar más información en esta página Web

 

Fuimos a la llamada Praia dos Pobres y ahí estuvimos esperando un montón de tiempo hasta que parara de llover. No lo hizo, así que mojándome paseé por esa playa intentando dar con ese lugar de protección de tortugas. No di con el. Tenía la planta de gas justo al lado, pero no veía por ningún lado ninguna construcción al final de la playa, así que con las mismas me volví al coche después de dar un paseo. Vuelta a Kinwica, baño en la piscina, cena y al sobre.

 

MARTES, 4 DE FEBRERO: SOYO – AMBRIZ – CAXITO - LUANDA

 

El plan para ese día era volver a Luanda, haciendo algunas paradas.

 

La primera parada fue en este punto en Google Maps, cerca de un pueblo llamado Quimavongo. La razón es que al pasar por ahí el sábado nos habían llamado la atención unas piedras. La razón es que una de ellas, enorme, parecía estar en equilibrio sobre la otra. En el hotel de M´Banza Congo vimos un cuadro con esas piedras pintadas, y cuando le preguntamos a Toko nos dijo que los portugueses habían intentando tirarla con máquinas pero no habían podido (leyenda, evidentemente). Algo bonito para ver.

 

De ahí seguimos hasta nuestro siguiente destino, el pueblo de Ambriz. Es un lugar que los amantes del surf conocen, ya que tiene buenas olas y es un buen destino de fin de semana desde Luanda. Así lo describe la guía Bradt:

 

¨This small, pretty fishing town 175 km north of Luanda has a good harbour and a pristine white sandy beach known locally as Praia do Kinfuca. The River Lodge is just north of Ambriz and forms the northern border of the province. There is a police and inmigration control post of the bridge. In 1790, the Portuguese built a fort close by on the Rio Loge but abandoned it the following year under pressure form the English. Very little now remains of the fort. Ambriz was one of Angola´s most important slave trading portos. The point at Praia da Musserra, about 3km south of the aiport, is an ideal surf sport. Likewise, there is another excellent point about 7.5 km further south (7°55’12.3"S 13°08’45.4"E / -7.920083, 13.145944)

 

Ambriz still feels a little run down and forgotten by the authorities. The center of town features a number of dilapidated or runied buildings from colonial times, including the old clock tower. The church down by the fort, the Paróquia de São José de Ambriz, was built in 1858 and is still in active use. The town is dominated by a large military presence. At the far north-west of the Ambriz peninsula is the FAA military base that is home to Angola´s 1st Battalion naval Fusiliers (Fuzileiros). In the south-east of town is the 18th-century Fortaleza do Ambriz. You can wander around the whitewashed walls and still see a few historic cannons, but it remains an active military base so do not point your camera at it. On the north-eastern peninsula is the commerical port which also features a great fish market. Ask around to find out when the catch is landing that day. Price are reasonable and you will have an excellent choice –although be aware that they also sell some highly unsustainable catch like immature hammerhead sharks.¨

 

Traducido:

 

¨Este pequeño y bonito pueblo pesquero a 175 km al norte de Luanda tiene un buen puerto y una prístina playa de arena blanca conocida localmente como Praia do Kinfuca. El River Lodge está justo al norte de Ambriz y forma la frontera norte de la provincia. Hay un puesto de control policial y de inmigración en el puente. En 1790, los portugueses construyeron un fuerte cerca del río Loge pero lo abandonaron al año siguiente bajo la presión de los ingleses. Muy poco queda ahora del fuerte. Ambriz fue uno de los puertos más importantes de comercio de esclavos de Angola. Playa Musserra, a unos 3km al sur de aeropuerto, es un lugar ideal para el surf. También hay otro lugar excelente a unos 7,5 km más al sur (7 ° 55’12.3 "S 13 ° 08’45.4" E / -7.920083, 13.145944)

 

Ambriz todavía se siente un poco descuidado y olvidado por las autoridades. El centro de la ciudad cuenta con una serie de edificios ruinosos o escurridizos de la época colonial, incluida la antigua torre del reloj. La iglesia que está junto al fuerte, la Paróquia de São José de Ambriz, fue construida en 1858 y todavía está en uso. La ciudad está dominada por una gran presencia militar. En el extremo noroeste de la península de Ambriz se encuentra la base militar de la FAA que alberga a los fusileros navales del 1er Batallón de Angola (Fuzileiros). En el sureste de la ciudad se encuentra la Fortaleza do Ambriz del siglo XVIII. Puedes pasear por las paredes encaladas y aún ver algunos cañones históricos, pero sigue siendo una base militar activa, así que no apuntes con tu cámara. En la península del noreste se encuentra el puerto comercial que también cuenta con un gran mercado de pescado. Pregunta alrededor para saber cuándo desembarcan las capturas ese día. El precio es razonable y tendrá una excelente oportunidad, aunque ten en cuenta que también venden algunas capturas altamente insostenibles como tiburones martillo inmaduros ".

 

Pasamos unas salinas, el fuerte portugués y nos dirigimos a la Torre del Reloj, que era un edificio en ruinas que me apetecía ver. Al lado estaba la sede del MPLA, el partido en el gobierno, y uno de los que allá estaba me invitó a entrar y a ver el antiguo reloj que estaba en lo alto de la torre. Me dijo que al final de la calle había un museo de la esclavitud, pero dentro de la base militar. Que si pedía permiso me dejarían entrar. Allá fuimos, pedimos permiso y nos dijeron que no, que era una base militar. OK.

 

El centro de Ambriz me gustó, por los edificios coloniales. Están todos en muy mal estado, pero una larga avenida rodeada de esos edificios me dio la sensación de ser uno de los pueblos que en un futuro podría tener un mayor potencial turístico. Estamos hablando de muchos años –Angola todavía tiene un largo camino por recorrer-, pero empedrando esa calle y poniendo hotelitos, tiendas de artesanía y cafés en esos edificios sería un lugar para visitar. Pero no creo que mis ojos lo vean.

 

De ahí nos fuimos a la playa, a ver qué tenían los pescadores por ahí. Había un montón de niños pescando con cañas rudimentarias, pero eso no les impedía hacerse con sus capturas.

 

Visto Ambriz el siguiente destino, que pillaba de camino a Angola, era Caxito. Así lo describe la guía Bradt:

 

¨Caxito is the small provincial capital situated about 60km northeast of Luanda. Its position at the junction of roads to Ambriz and Uíge made it a strategic town during the war. A strange metal statue of a crocodile called Bangão with a bag of dollars in its mouth greets visitors. There are various versions of the legend of Bangão, but the most popular is that Bangão was a crocodrile who saw the way the Portuguese administrator maltreated the citizens of the town and hounded them for taxes. Bangão decided to rise up out of the River Bengo and pay his taxes personally to the administrator, who ran screaming from the province, never to be seen again¨.

 

Traducido:

 

¨Caxito es una pequeña capital provincial situada a unos 60 km al noreste de Luanda. Su posición en el cruce de caminos a Ambriz y Uíge lo convirtió en una ciudad estratégica durante la guerra. Una extraña estatua de metal de un cocodrilo llamado Bangão con una bolsa de dólares en la boca saluda a los visitantes (Google Maps). Hay varias versiones de la leyenda de Bangão, pero la más popular es que Bangão era un cocodrilo que vio la forma en la que el administrador portugués maltrataba a los ciudadanos de la ciudad y los acosaba con impuestos. Bangão decidió salir del río Bengo y pagar sus impuestos personalmente al administrador, que salió de la provincia corriendo y gritando y ya no lo volvieron a ver¨.

 

¡Interesante historia!

 

Aparte de visitar la estatua del cocodrilo nos dimos una vuelta por la Iglesia Sé Catedral Nuestra Señora de Santa Ana. Así la describe la guía Bradt:

 

¨This impressive yellow-and-white church features an imposing dome and spiral staircase. Although founded in 1896, the structure fell into disrepair during the civil war and has recently been refurbished. The gardens, complete with bandstands, offer an oasis of calm just off Caxito´s busy high street¨.

 

Traducido:

 

¨Esta impresionante iglesia de color amarillo y blanco presenta una imponente cúpula y una escalera de caracol. Aunque fue fundada en 1896, la estructura cayó en mal estado durante la guerra civil y recientemente ha sido restaurada. Los jardines, completos con puestos de música, ofrecen un oasis de calma justo al lado de la concurrida calle principal de Caxito¨.

 

Nos la encontramos cerrada, pero un hombre que estaba trabajando por allá la abrió para hacer alguna cosa y nos dejó entrar.

 

Y esto es lo que dio de sí el fin de semana. Vuelta a Luanda con la satisfacción de haber pasado 4 buenos días de ruta por el norte de Angola, disfrutando mucho de todo lo que tiene que ofrecer este país en cuanto a cultura y naturaleza.

04/02/2020 21:35 basurde Enlace permanente. Angola

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris