Facebook Twitter Google +1     Admin
Contador Gratis
accesos desde el 12/Sept/2008

Temas

Enlaces

Archivos

Basurde Xiao Long

SABADO 29 DE MARZO: DELHI (INDIA) – DUBAI (EAU) – 30 DE MARZO

20080404215226-red-fort.jpg

Me levanto sobre las 9 y si ayer tocó New Delhi, hoy me toca investigar Old Delhi, la parte vieja. Dejo la habitación libre y les pido que me cuiden la mochila hasta la tarde, ya que tengo que tomar el avión.

  

La primera impresión al salir del hotel es “qué tranquilo está esto, Delhi duerme hasta tarde!”. Pero entonces me doy cuenta de que es sábado. Muy cerca del hotel, justo al lado del parque central, tengo una estación de metro. Así que lo tomo y después de tres paradas me presento en Chandni Chowk, la estación más próxima a lo que quiero ver. El metro me sorprende gratamente, muy limpio, eficiente, y con una voz muy sensual dándote los mensajes en hindi y en inglés.

  

Salgo de la estación y nada más salir hay un templo con la típica esvástica, y mucha gente entrando a rezar. La espiritualidad en general no me llama mucho, pero ya lo de los indios… puedes ver a un tío tocando un árbol y llevándose las manos a la frente o al pecho, y lo mismo hacen con un escalón, con los pies de otro, o con una ventana destinada a lo que sea. Y luego piensas… joder, menudos estándares. Si me dices que están de puta madre y quieren dar gracias por vivir de lujo… lo entiendo, pero viviendo en la mísera como están la mayoría… a que viene tanto rezo? Vives en un país sucio de pobreza extrema, está superpoblado, tienes que trabajar como un burro para ganar 4 rupias…no sé, eso de sentirte bendecido guay si te ayuda a sentirte mejor, pero personalmente no lo veo nada claro.

  

Anyways. Llego a Chandni Chowk, que es la columna vertebral del viejo Delhi. Explicar todas las sensaciones que puedes vivir en India es inútil, hay que estar allí, y el que ha estado lo sabe. Gente tirada por la calle, mierda a patadas, altares e incienso ardiendo en medio de la calle… Una funcionaria –digo yo- estaba barriendo una zona. Los montones que hacía los iba quemando, “cojonudo” para la ecología. Un montón de perros y cabras… Una ciudad de 12 millones de habitantes y cabras dans la rue. Oui, monsieur, c’est vrai.

  

Dejo a mi derecha un templo, DIGAMBARA JAIN TEMPLE y un hospital –THE BIRD HOSPITAL-, ambos de interesante arquitectura y construidos en el siglo XVI.

  

De ahí me dirijo a LAL QUILA, conocido como THE RED FORT, el fuerte rojo. Entro por la Puerta de Lahore, porque obviamente está orientada hacia esa ciudad paquistaní. En lo alto ondea la bandera tricolor –naranja, verde y blanca- con la rueca en medio. Un detalle que no debe pasarse por alto ya que durante la lucha por la independencia del dominio británico, que ondeara ahí esa enseña era la gran aspiración nacionalista. Se vio cumplida en 1947.

  

Paso por un pasillo con tiendas a ambos lados, un bazar cubierto, y llego a otra puerta. Cuando digo puerta no penséis la de la cocina de vuestra casa, sino una puerta amurallada, como la de los castillos. Dentro de esa puerta hay un museo sobre la armada india, pero lo dejo para la vuelta.

  

Una vez dentro The Red Fort es enorme. Te pierdes. Voy visitando diferentes aposentos y estructuras, pero no me perderé en las palabras –demasiado tarde, ¿no?-

  

Salgo del Fuerte Rojo y callejeo hasta JAMA MASJID, que es la mezquita más grande de la India. Se terminó en 1658 y el patio puede albergar unas 25.000 personas. No es tampoco San Mamés, que puede albergar 40.000 forofos, pero no está mal, no?

  

La entrada es gratis sin embargo me quieren cobrar 200 rupias por la cámara. Les muestro mi enfado y me largo. Estaba en Gate 3, luego por lo menos tengo dos intentos más para pasar la cámara sin pagar  ;-)  Consigo hacerlo a través de la Gate 1. Doy una vuelta por allá, descalzo que es como hay que estar en las mezquitas, y veo que se puede subir a un minarete de más de 40 metros de altura por 50 rupias. Bueno, no todos los días ves Delhi desde lo alto, así que compro el ticket. Al comprar la entrada el vendedor me pide el recibo de que he pagado por llevar cámara, pero le digo que no llevo. Subo por las escaleras de caracol y arriba me “jarto” de sacar fotos  ;-)  “I fought the law, Castrol won”. Por todas las que ya me han metido.

  

Salgo y me siento en las escaleras a ponerme los zapatos. A mi lado hay un crío con una cabra. Mi destino ahora es RAJ GHAT, lugar donde incineraron a Gandhi. Motocarros y bicicarros paran para llevarme, pero me apetece caminar. Junto a mi pasa un camión de pollos, y pienso en las recomendaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores: “Se han dado casos de gripe aviar, evitar el contacto con las aves y mercados avícolas”.  Bien, no querías una taza? Pues taza y media! En la zona por la que camino ahora… todo son tiendas de pollos. También hay alguna carnicería que dudo pasara los controles sanitarios de cualquier país civilizado, pero hey, “mas cornadas da el hambre”.

  

Cruzo una circunvalación y llego a una zona de parques. Paso primero por donde cremaron al primer ministro de la India independiente, Jawaharlal Nehru. Su hija, Indira Gandhi, también fue ministra de India en dos ocasiones. El lugar de su cremación está bastante cerca. Como he comentado en lo referente al Golden Temple, en Amritsar, Indira Gandhi –nada que ver con Mahatma- fue asesinada en 1984 por sus guardaespaldas sikhs. Su hijo Rajiv, un ex-piloto, se convirtió en el nuevo primer ministro. Desoyó el gran consejo del General Francisco Franco –“Usted haga como yo y no se meta en política” y en 1991 también fue asesinado por un grupo armado separatista de Sri Lanka. Parecen los Kennedy. Bueno, también fue cremado por la zona.

  

Por fin llego a RAJ GHAT, donde una plataforma de mármol negro indica el lugar donde Mahatma Gandhi fue cremado tras su asesinato en 1948. Es un bonito parque, con muchas flores sobre el mármol y una llama incandescente. Alrededor hay citas en hindi traducidas a varios idiomas. Busco la que esté en español, y doy con ella. Dice algo sobre la no-violencia.

  

Al salir veo un cartel que dice sub-station. Que guay, hay un metro al lado y no lo sabía. Peor no era sub de subway, sino de subestación eléctrica al lado del Yamuna River. Por cierto, este río continúa su curso hasta pasar por delante del Taj Mahal en Agra.

  

Camino y paso por el Museo Nacional de Gandhi. Pero con la película que vi, lo que he leído sobre él y la empapada que me pegué ayer en Gandhi Smriti ya estoy saturado, así que me cojo un motocarro a mi zona, Connaught Place. Quiero comprar unos regalitos y una camiseta india para mi. Pero no tengo paciencia. PALIKA BAZAAR que es un mercado subterráneo. Supongamos que cada tienda tiene 3 o 4 metros, y recorrí como 200 andando. Pues 50 veces tuve que oír… “sir, look, shorts”. “hello sir, pasminas”, “sir, sir, hello…” AGGGHHHH!!!! No tengo paciencia para estas cosas así que me largo.

  

Voy al hotel a recoger la mochila. Hago un poco de tiempo en el parque, que está guay, y voy al stand pre-pago donde venden los tickets para los motocarros. Son precios oficiales así que ahí no te la pegan. Cojo uno para el aeropuerto. 120 rupias y 35 minutos más tarde, dándole “nininininininininini….” al motocarro, llegamos. Le doy propina al tío porque si lo hubiera tenido que negociar solo me hubieran sablado fijo.

  

No me dejan entrar a la Terminal porque he llegado más de tres horas antes del vuelo. OK, voy a llegadas buscando un lugar donde sentarme y descansar, y veo que para entrar a llegadas… ¡hay que pagar! Como en un restaurante de fuera y luego pago las 60 rupias más que nada para ver como es. No está mal, y hago tiempo leyendo en los sillones.

  

Mi vuelo sale a las 20:45. En el tramo Delhi-Qatar me veo un par de películas españolas. “Ladrones”, de Jaime Marqués, y “Tocar el cielo” de Facundo Arana. Ambas del 2007.

  

En el aeropuerto de Qatar coincido con un tío de Córdoba y con un boricua. Por el acento les digo de donde creo que son y los tíos lo flipan cuando la clavo. Cojo el vuelo Qatar-Dubai y llego a mi ciudad de acogida a las 3 de la mañana. A casa a las cuatro, y tres horas y media después ya estaba en mi clase recibiendo a los alumnos para el primer día después de vacaciones. Bien aprovechadas  ;-)
04/04/2008 21:52 basurde Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris